Eloisa Ibarra
  •  |
  •  |
  • END

Magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se encuentran preocupados por los problemas presupuestarios que acarrean desde el año pasado, por dos motivos principales: la contratación de supernumerarios por el Modelo de Gestión de Despacho y los puestos políticos.

Un magistrado sandinista reveló que de regreso de vacaciones solicitarán al Presidente de la CSJ, Manuel Martínez, una reunión para analizar a profundidad los problemas presupuestarios, que ya resultan insostenibles.

Según el magistrado, el problema va más allá de la situación presentada a final de año por la paralización de la Asamblea Nacional, pues tiene que ver con la contratación de más de 200 personas en 2008.

Indicó que en los juzgados de Managua se contrató a personal por encima de lo requerido, y en algunos casos con salarios muy altos, además de la contratación de familiares de magistrados y de diputados del PLC, que trabajan en la CSJ con salarios muy altos.

La CSJ no puede sostener esa situación, indicó el magistrado, quien reconoció que además tienen la presión de los sindicalistas por algunas disposiciones tomadas a final de año.

Los sindicalistas han insistido en el despido de más de 20 empleados (“fantasmas”) que sólo llegan a retirar el cheque el día de pago.

Los magistrados se han resistido a suspender de inmediato a nivel nacional, la asignación de combustible a funcionarios y trabajadores que no realizan funciones de notificaciones o gestiones administrativas propias de la institución.

Asimismo, a suspender el pago semestral de mantenimiento de vehículos particulares de los trabajadores y funcionarios de 13,500 córdobas para llantas y baterías, y vender la flota vehicular asignada a todos aquellos funcionarios que sólo la utilizan para traslado personal.

Otro rubro que los sindicalistas han solicitado que se revise es el relacionado con los viáticos que reciben los magistrados cuando van a seminarios fuera del país, en algunos casos acompañados de sus esposos y esposas, con fondos de la CSJ.