•  |
  •  |
  • END

Laos jubilados que reciben atención médica en el Hospital Salud Integral se quejaron de la lentitud en el servicio y de las incomodidades de dicho centro. Josefa Chávez, de 63 años, afirmó que llevaba cuatro horas esperando pasar consulta y para colmo estuvo más de dos horas de pie.

“Primero tuve que hacer fila para poder ingresar y luego para que me pudieran atender, ya estando adentro no había sillas donde sentarse, y es que el número de jubilados era grande”, relató la adulta mayor.

La directora del Hospital Salud Integral, Eréndira Rizo, explicó que las quejas de los pensionados se debieron a que la mayoría no llegó a su cita la semana pasada, debido a las fiestas de fin de año, y el número de pacientes se incrementó.

“Al día se atiende alrededor de 120 pacientes, y para ello contamos con tres médicos, sin embargo hoy (ayer) vinieron más de 200 pensionados y se tuvo que trasladar a dos médicos para poder dar abasto”, dijo Rizo.


Demandan mejores condiciones
Otra de las medidas que tomó este hospital fue trasladar las citas para otro día, con el fin de descongestionar la consulta externa. “El personal médico trabajó durante los días de fiesta, pero los pensionados no se presentaron a su cita”, reiteró la directora de Salud Integral.

Josefa Chávez solicitó a las autoridades del hospital mejorar la sala de espera, ya que los asientos son un poco incómodos, y en la sala no cuentan con aire acondicionado.

“Ellos deben recordar que somos personas de la tercera edad, muchos sufrimos enfermedades crónicas como hipertensión, cardiopatías, osteoporosis, reumatismo, y merecemos un mejor trato por los años que servimos”, demandó Chávez.

Cabe destacar que la mayoría de las instituciones del Estado se vieron abarrotadas, pues debido a las vacaciones se acumuló el número de demandantes de servicios.