Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El director del Silais-Managua, Julio Caldera, adelantó ayer que hubo menos casos de quemados por pólvora en las festividades de fin de año.

Según el médico, en diciembre de 2008 contabilizaron 22 casos. Mientras en diciembre de 2007 se reportaron 26. Es decir, “hubo cuatro casos menos en este año que recién pasó”, resaltó.

Aunque a su juicio, lo que más influyó en ese comportamiento fue la falta de dinero para adquirir pólvora, en vez de la atención de la población a las medidas de prevención que impulsó el Ministerio de Salud (Minsa) desde noviembre pasado. “Pues dicen que hubo menos venta (del producto)”, argumentó.

Según Caldera, de los quemados en el mes pasado dos provienen de El Crucero, dos de Tipitapa y 18 del municipio de Managua. “Los quemados se concentraron en el grupo de personas con edades de entre 5 a 14 años”, detalló.

El tipo de quemaduras que predominó, de acuerdo con el doctor, fue el de segundo grado, que afecta las primeras dos capas de la piel y deja ampollas. De éstos se reportaron 15 casos.

“Hubo personas que se afectaron los ojos, las manos y la cara en general”, indicó, tras señalar que realizaron dos amputaciones de dedos y en dos casos hubo fractura.


Bombas, arbolitos y triquitraques fatales
Ejemplificó que en el Centro Nacional de Oftalmología se atendieron ocho casos por lesiones de pólvora en los ojos. Mientras en el Hospital “Fernando Vélez Paiz” se dio cobertura a 12 casos, y en el Hospital “Lenín Fonseca” a otros dos.

El subdirector médico del “Vélez Paiz”, Noel Larios, comentó que en el caso de los menores que atendieron, las quemaduras fueron de segundo y de tercer grado. Incluso refirió que algunas incluyeron dos tipos de cirugías: la plástica y la de ortopedia.

Caldera agregó que la mayoría de quemaduras ocurrió por el uso de bombas, arbolitos y triquitraques. “Se contabilizaron nueve casos por el uso de bombas y seis por el uso de arbolitos, otros seis por triquitraques y uno por cohete, lamentablemente”, refirió.

Añadió que de momento hay 19 quemados en estado delicado, del total descrito. “Hablamos de casos en los que no está comprometida la vida, pero sí está comprometida la funcionabilidad de la mano”, advirtió.


Menos niños quemados
El subdirector médico del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, Noel Larios, destacó que en todo 2008 registraron 157 casos de niños quemados con pólvora, fuego y líquidos.

En tanto, en 2007 se reportaron 343 quemados. “Eso significa que hay un bajón en el número de casos, debido, en parte, a las campañas que hemos venido desarrollando, como la denominada: El Fuego no Apague la Sonrisa de los Niños”, refirió.