Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Al menos unos dos mil funcionarios del Sistema Penitenciario Nacional recibirán por fin un incremento de salario que permitirá equipararlos con el personal de la Policía Nacional.

La prefecta María del Carmen Salgado, Directora del Sistema Penitenciario Nacional, confirmó que la propuesta salarial es llegar a un “mínimo de tres mil córdobas, un salario mínimo que debe devengar un agente”.

Según la jefa del Sistema Penitenciario Nacional, en el país hay un personal de mil 214 y un personal operativo de 960, entre agentes y oficiales, que reciben un salario que no alcanza ni para cubrir el 50 por ciento de la canasta básica.

“Tenemos la meta este año de mejorar las condiciones de trabajo en los centros penales”, lo que, además, será complementado con el mejoramiento de los salarios. Un oficial del Sistema Penitenciario recibe actualmente un salario de dos mil córdobas.

Pero las condiciones de trabajo del personal penitenciario son agotadoras, no sólo por los turnos que tienen que cumplir, sino por la carga laboral y la presión de garantizar el control de cientos de privados de libertad. “La demanda de trabajo es fuerte y las condiciones difíciles”, aseguró Salgado.

El año pasado, la dirección del Sistema Penitenciario realizó inversiones para garantizar seguridad a los internos, rehabilitando galerías en Estelí, La Modelo y otros centros penales. Reparó un tanque para agua potable en la cárcel de Tipitapa, y trabajan en mejorar las condiciones del paso utilizado por las personas que llegan a visitar a sus familiares privados de libertad.

Pero Salgado destacó que el mayor problema que enfrenta el Sistema Penitenciario es el presupuestario, la mayor parte de los fondos que reciben se gastan en salarios para el personal y en la alimentación para los miles de internos.

Con las reformas presupuestarias, el gobierno cubrió un déficit que tenía el Sistema Penitenciario Nacional, de siete millones de córdobas para la alimentación y de dos millones 700 mil córdobas para cubrir el gasto de los servicios básicos.


Garantizan seguridad
Salgado confirmó que a lo interno de los centros penales se están realizando requisas para ocupar celulares, armas y hasta licor elaborado por los mismos privados de libertad.

Durante diciembre se ocuparon celulares que son introducidos por los familiares. “Usan cualquier mecanismo para burlar la vigilancia y meter esos medios”, señaló.

Pero también los operativos estuvieron dirigidos a requisar licor que es introducido por los familiares, o bien elaborado por los internos. “Fermentan cualquier cosa, las frutas, el arroz”, señaló.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus