•  |
  •  |
  • END

Mientras el gobierno del presidente Daniel Ortega continúa en la elaboración de un plan económico para responder ante la crisis financiera global, cuyos embates empiezan a hacer mella en la economía del país, representantes de diversos sectores empresariales consultados por EL NUEVO DIARIO enviaron un categórico mensaje: el primer paso para alcanzar la luz al final del túnel es la estabilidad política; y de inmediato, colocar a disposición recursos frescos para revitalizar la producción nacional.

Ortega puso a trabajar desde el pasado seis de enero a su Gabinete Económico para definir una “propuesta” integral para encarar la crisis con entereza, aunque para algunos economistas la medida ya es un poco tardía.

Cosep elabora documento
Por su parte, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) está elaborando su propio documento de alternativas, pendiente de que en los próximos días el gobierno lo llame para alcanzar un consenso, aunque todavía no ha sido invitado oficialmente.

“Nuestras demandas giran alrededor de mejorar el clima de negocios, darle un poco más de estabilidad política al país”, afirmó Ernesto Porta, Presidente de la Cámara de Comercio de Nicaragua (Caconic).

“Hay que regresar al ambiente de estabilidad y tranquilidad nacional, que ha estado agitado a partir de las elecciones municipales”, solicitó el empresario.

Enrique Zamora, Presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), dijo que la estabilidad política es uno de los puntos “clave” en estos momentos. De paso, Zamora evidenció su preocupación por el llamado que en las últimas semanas ha realizado el Movimiento de Productores, Comerciantes, y Microempresarios de Nueva Segovia, llamado “No pago”.

“Para la economía, la estabilidad política es básica. Hoy (ayer) vimos por la Asamblea a los que promueven la cultura del no pago, y creo que eso le hace mucho daño al sector productivo”, sostuvo el presidente de APEN.

Todos coinciden: respeto institucional
Para Mario Amador, Presidente de la Cámara de Industria de Nicaragua (Cadin), igualmente no hay otro paso inicial que el consenso entre el gobernante Frente Sandinista y las demás organizaciones políticas.

“Si no tenemos un clima político adecuado, y un respeto a la institucionalidad, nunca vamos a encontrar los elementos suficientes para sacar adelante al país”, afirmó a EL NUEVO DIARIO.

“Lo primero es la estabilidad política, el respeto a la institucionalidad, porque esto está amarrado a la estabilidad económica. Una vez que tenés esa estabilidad política, ya podés proyectar un crecimiento, podés traer inversión y capital nuevo para el país”, comentó Amador. “Y tampoco hay que olvidar el respeto a la empresa privada”, añadió.

En el sondeo realizado por END, confirmaron esa misma posición: Lucy Valenti, Presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur); Alfonso Silva, Presidente de la Cámara Nicaragüense de Urbanizadores (Cadur); Alfredo Vélez, Presidente de la Asociación Nicaragüense de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa); y Manuel Álvarez, Presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

La otra demanda, apoyada por la mayoría de estos representantes empresariales, es la urgente necesidad de poner a la disposición financiamiento para todos los sectores a la mayor brevedad, en condiciones favorables, y a largo plazo.

No a crédito sectarizado
“Necesitamos que el Estado destine sus recursos de forma generalizada y no politizada. Alba-Caruna y todos los mecanismos que están utilizando son partidarios, y consideramos que el crédito debe estar siempre disponible ---sobre todo cuando se trata de recursos estatales-- para el sector productivo en general”, indicó Amador, de Cadin.

Dijo que en el sector comercio, el Gabinete Económico del gobierno debe dar prioridad a las Pymes, ya que en el contexto de crisis actual éstas tienen mayor dificultad para encontrar financiamiento y nuevos mercados.

“La gran empresa puede defenderse sola. Pero son las Pymes las que más sufren”, afirmó. Comentó que en su propuesta, Cadin hará énfasis en un plan para incentivar el consumo nacional.

Para Cadur, una de las partes medulares “es la plata”, dijo su presidente. “Es decir, que aquí se pueda transparentar a cuánto va a ascender la inversión del gobierno, y la disponibilidad en la banca de dinero a largo plazo, para invertir en viviendas”, explicó Alfonso Silva.

“Todo mundo está comenzando a sentir el impacto que nosotros hemos venido advirtiendo. Entonces, estamos hablando de la colocación de recursos a largo plazo, en poder del gobierno y en poder de la banca”, aseveró.

La ejecución del Plan de Inversión Pública debe ser una prioridad también, pero sobre todo, “que no se restrinjan las facilidades de crédito”, dijo Ernesto Porta, del sector comercio.

Se espera que esta semana el gobierno anuncie los avances de su plan económico, mientras tanto, los presidentes de las cámaras siguen afinando sus demandas, generales y particulares.

Por ejemplo, mientras Upanic solicita una “comunicación más fluida” con el presidente Ortega, no deja de insistir en la puesta en marcha del Banco de Fomento.

APEN procurará con el gobierno que las exportaciones crezcan, o al menos se mantengan; intentará tener acceso a insumos de mayor calidad para mejorar el rendimiento de sus productos; y no pierde la esperanza de abrirle paso a Nicaragua como abastecedor esencial de alimentos para Centroamérica.

El sector avícola retomará su demanda de eliminar impuestos a la pechuga de pollo y a la utilización del servicio eléctrico, y buscará una revisión del tema de la devaluación monetaria. Los urbanizadores, por su parte, pedirán la pronta aprobación de la Ley de Viviendas; y turismo, capturar el mercado estadounidense, ahora que en otros destinos, como Europa, el dólar les rinde menos.