•  |
  •  |
  • END

lmendoza@elnuevodiario.com.ni
La cifra de nicaragüenses que perecieron tras el terremoto del pasado jueves en Costa Rica sigue creciendo. Actualmente se reportan siete de forma oficial, mientras otros tres, según familiares, también están muertos, lo que sube la cifra a diez.

En tanto, un cable de la AFP informa que con ayuda de soldados de Colombia y Estados Unidos continúa la búsqueda de 23 personas que según la Comisión Nacional de Emergencia (CNE) están desaparecidas en el epicentro del terremoto del jueves, un número muy inferior a los 85 reportados la víspera, en tanto que el total de personas afectadas por el siniestro se eleva a 128 mil 135.

La CNE también confirmó que “el operativo de rescate ya ha extraído de los escombros y deslizamientos a 14 víctimas mortales” de las 19 que la Cruz Roja había reportado en los últimos días, aunque no se descarta que el balance aumente.

Con respecto a las nuevas víctimas nicaragüenses, éstas respondían a los nombres de Idania Pérez Borges, de 21 años, su esposo Norlan Moran Flores, de 23, y su hija, Hannia Flores, de sólo año y medio. Éstos aparecen como desaparecidos en la lista del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Un fatal presentimiento
Sin embargo, la mala noticia fue corroborada por el papá de Idania, Reinaldo Pérez López, quien el día del sismo retornaba a Costa Rica. Ese día un presentimiento lo obligó a llamar a una vecina para que le comunicara a su hija, pero en vez de un saludo, recibió la trágica noticia
de que la casa donde vivían quedó sepultada, al igual que su hija, yerno y nieta.

A estas tres muertes se le suman otras siete, las de las hermanas Tatiana y Maricela Olivas Díaz, Miguel Arteta Montoya, Leonora Garzón, Ixa Dayana Garzón Espinoza (22 años), mamá de Dayana Quirós Garzón, de seis años, y Leslie David Quirós Garzón, de un año y unos meses.

Estos últimos tres fueron sepultados este lunes. Los hermanitos se ubicaron en un solo ataúd y la madre en otro. Los cuerpos se enterraron en una sola tumba. Esto para imitar de alguna manera la forma en que fueron
encontrados. su madre abrazándolos en un último esfuerzo por protegerlos.

Se congeló la alegría
El papá de Idania, con ocho años de residir en este país, salió de Cinchona hacia Nicaragua para pasar las vacaciones de Navidad y Año Nuevo, y la tragedia de esta familia se dio en la propia casa que le dio la empresa El Ángel, para la cual laboraba Norlan.

“Llamé muy contento al celular de mi vecina y le dije que me comunicara con Idania para saludarla. Sin embargo, ella llorando me respondió que hubo un terremoto y que mi hija, mi yerno y mi nieta estaban muertos”, expresó el pinolero, que no ocultaba sus lágrimas.

La cifra de nicas fallecidos podría aumentar, pues se reportan varios desaparecidos. Por ello, el embajador de Nicaragua en este país, Harold Rivas, informó que enviarán personal del Consulado a realizar un censo en cada uno de los albergues, a fin de determinar la cantidad de compatriotas que han sido afectados, así como la cantidad de desaparecidos.

“Esto lo vamos hacer porque sabemos que muchos viven la angustia de no saber nada de sus familiares. Además, porque queremos documentar a todos aquellos que perdieron sus papeles. Esto porque en un futuro es probable que los requieran para tener acceso a la ayuda del gobierno tico”, explicó.

Esta acción es necesaria debido a que todo aquel nicaragüense que no tenga documentación y que no tenga un estatus legal en el país, muy difícilmente será beneficiado. Esto por experiencias anteriores, como ha ocurrido cuando se han dado desalojos en precarios o incendios.

¿Sobrevivientes atrapados? Sería un milagro...

En tanto, el jefe de Operaciones de la Cruz Roja Costarricense, Guillermo Arroyo, coincidió con el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Jorge Rojas, de que existen pocas esperanzas de que las personas que aún están atrapadas en derrumbes puedan estar con vida.

Dejaron claro que conforme los días pasan, disminuye la posibilidad que haya sobrevivientes en los sitios donde los derrumbes atraparon vehículos y enterraron casas.

“Es difícil que haya sobrevivientes. Ojalá estuviéramos equivocados. Dios lo quiera, pero por lo enorme de la tragedia, es evidente que no encontremos más personas con vida. Sería un milagro”, reiteró el funcionario de la Cruz Roja.

Especificó que las labores de este lunes se centrarán en el rescate de varios cadáveres que ya están ubicados en San Miguel. En Vara Blanca muchas personas que tienen desaparecidos también les han indicado dónde estarían los cuerpos, situación que se repite en la zona de Cinchona.

Por su parte, Rojas, de la OIJ, dijo que sólo un milagro ocasionaría que algunos de los desaparecidos estén con vida, y estimó que también es difícil que se pueda rescatar a todas las personas que están reportadas como desaparecidas y que se suponen están sepultadas por los derrumbes.

“Es difícil que se logre extraer a todas las personas. Es difícil poder esperar que encontremos a todas las personas desaparecidas, sin embargo, haremos todo lo posible”, adujo el jefe del OIJ.

Arroyo indicó que las labores de extracción de algunos cadáveres que están localizados, continúan, sin embargo, acotó que el rescate de estos cuerpos es difícil porque están en zonas de mucho riesgo y porque el clima no lo
permite.

Cifras disparejas
La cifra de muertos continúa variando. El OIJ declaró oficialmente el hallazgo de 17 cuerpos, mientras la Cruz Roja contabiliza 18. Sin embargo, los testimonios de familiares de víctimas desaparecidas dicen lo contrario y reflejan que una treintena estarían muertos.

Los medios de comunicación reportan, según esas narraciones, 25 fallecidos, pero las autoridades no oficializan esa cantidad porque sólo se han rescatado unos 17 cadáveres.

Según testimonios de personas, hay varios cuerpos que están enterrados en diversos sectores. Tal es el caso de dos hermanos, otros dos jóvenes en San Rafael de Vara Blanca, el dueño de la soda “La Estrellita” y sus tres hijos (dos mujeres), entre otros.

También se supone, por otro testimonio, que en el lugar donde quedó sepultado un vehículo, y que este lunes lograron sacar al conductor fallecido, haya una buseta enterrada con al menos otro cuerpo.

Las autoridades constataron que la mayoría se encuentra en albergues de la Cruz Roja y la Comisión de Emergencias. Asimismo, esta última entidad en su informe destaca que hay más de 500 casas afectadas, y de ellas, 251 totalmente
dañadas.

Red vial afectada
También reporta 26 tramos de red vial nacional y ocho puentes afectados; además, 2 mil 238 personas están en albergues, hay 100 heridos, y que hasta este lunes al mediodía se habían realizado 89 vuelos para rescatar a 349 personas de las áreas de desastre.

Las pérdidas han sido calculadas en al menos 100 millones de dólares. Sólo en infraestructura vial se estima en 15 millones, sin embargo, hay que sumarle los daños en acueductos, telefonía, electricidad, viviendas, comercios, el daño ambiental, en infraestructura hotelera, producción agrícola, lechera, entre otros rubros.

Ante la tragedia, el presidente Oscar Arias decretó emergencia nacional a fin de que la ayuda y recursos económicos fluyan con más rapidez para atender las necesidades de los damnificados. Además, decretó duelo nacional entre el 12 y el 16 de enero.

La disposición gubernamental se centra en los cantones de Alajuela, Grecia, Poás, Alfaro Ruiz y Valverde Vega, en la provincia de Alajuela, y en los cantones de Barba, Santa Bárbara y Sarapiquí, en la provincia de Heredia.