•  |
  •  |
  • END

Si los “movimientos” que propondrá el Gabinete Económico no incluyen al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), este año la entidad estará otorgando un incremento del 223 por ciento al monto de pensiones de víctimas de guerra en relación a dos años atrás.

Es decir, que estará más que duplicando las pensiones no contributivas que en este año se destinarán a 19,070 víctimas de guerra.

Mientras tanto, el monto de las pensiones ordinarias, que a 2009 incluyen a 88,405 jubilados, sólo aumentará este año en un 37.9 por ciento respecto a 2007. “En otras palabras, estaremos ante un aumento desproporcional de pensiones”, resumió el ex vicesuperintendente de Pensiones Cairo Amador.

En la propuesta del presupuesto del INSS de 2009, la entidad prevé otorgar 426.7 millones de córdobas a 19,070 víctimas de guerra. Esto implica más de 294 millones de córdobas en relación a lo que otorgó la institución en 2007, cuando el segmento se cuantificaba en 19,364 víctimas.

Pero en pensiones ordinarias la institución espera asignar 2,827.3 millones de córdobas a 88,405 jubilados. Eso significará un aumento de 777.3 millones de córdobas en comparación a dos años atrás, cuando los jubilados reportados eran 82,692.

Amador al respecto recalcó que las asignaciones descritas “son desproporcionadas, lo son, eso salta a la vista. Se está dando más a un segmento que nunca cotizó en el Seguro Social y que en cantidad es menor al de los jubilados registrados, y en principio debería ser el Estado el que debería asumir a las víctimas y no el INSS”.

“Incluso, si vemos el dato en años más recientes, vemos que el aumento en el monto que da el INSS a las pensiones ordinarias entre 2008 (donde el monto otorgado fue de 2,517 millones de córdobas) y 2009 no llega ni al 15 por ciento (pues es del 12.3 por ciento), pero el aumento que le da a las víctimas de guerra, en ese período, es de 36.4 por ciento (pues en 2008 el monto para las víctimas fue de 312.8 millones de córdobas)”, enfatizó.

“¿Eso es justo? Es justo en términos generales, pero están afectando a los que sí nutrieron al sistema, y el Estado se está lavando las manos con eso”, valoró.

Otras “joyas” del INSS
Pero eso no es todo. En la propuesta presupuestaria del Seguro Social no aparece el aporte del Estado al sistema. “¿Dónde está? No aparece, y el Estado está obligado a aportar el 0.25 por ciento al INSS, y vemos que sigue sin hacerlo. El Estado (debe recordar) que esa deuda es acumulativa, y allí que hay sus reales, hay sus reales, y eso se tiene que pagar”, insistió Amador.

Aparte de lo anterior, es notorio, en la propuesta, el aumento en las rentas de propiedad del INSS. Éstas, de 2007 a 2009, pasaron de 752.6 millones de córdobas, a 1,427 millones de córdobas. “¿Y qué propiedades está rentando el INSS? Las de El Velero, por ejemplo, no pueden generar mucho, eso no está claro”, comentó el ex funcionario.

En gastos corrientes, por otro lado, se observa un aumento en pensiones e indemnizaciones del 50 por ciento, al pasar de 2,402 millones de córdobas en 2007, a 3,604 millones de córdobas en 2009.

Dentro de ese rubro, los gastos administrativos también muestran un considerable aumento. Éstos pasaron de 289.5 millones de córdobas a 520.3 millones, entre 2007 y 2009. Lo que muestra un aumento del 79.7 por ciento.

Los gastos administrativos incluyen remuneraciones a los empleados y gastos en bienes y servicios. En ese contexto, sólo en renumeraciones el incremento en gastos, de 2007 a 2009, es del 86 por ciento, pues éstos pasaron de 174.3 millones de córdobas, a 324.3 millones en ese período. “Entonces, ¿dónde está la austeridad que tanto pregona el Ejecutivo?”, preguntó.

En la propuesta también se observa que de 2007 a 2008, las contribuciones al Seguro Social aumentaron en más de mil millones de córdobas, pasando de 4,924 millones a 6,080 millones de córdobas. Y entre 2008 y 2009 también aumentaron casi en la misma proporción, pues para 2009 se estiman en 7,362 millones de córdobas.

“O sea, no está creciendo mucho”, destacó Amador. “Y hay que tomar en cuenta que la Seguridad Social es una variable dependiente de la economía en general, en ese sentido el impacto de la salida de algunas zonas francas, la salida de 19 mil empleos que se dio en 2008, tiene su impacto en el sistema, porque incide disminuyendo las capacidades de crecimiento del Seguro Social, y esa es una condición que tiende a mantenerse este año”, advirtió el especialista.

Afecta inflación
A lo que sumaron los niveles de inflación, es decir, del alza generalizada en los precios. “Los niveles de inflación siguen sin ajustarse a los niveles de cotización, y eso está contribuyendo a deteriorar las reservas del Seguro (estimadas entre 7 mil y 8 mil millones de córdobas). ¡Ah!, pueden decir que si se aumenta el salario se aumentan las cotizaciones, es cierto, pero no de manera proporcional”, subrayó.

¿Por qué? “Bueno, si alguien gana 2 mil córdobas y se le aumenta el 30 por ciento, o sea, 600 córdobas... de ese incremento, el 21.5 por ciento es lo que iría para el Seguro (eso equivale a más de 120 córdobas), entonces, al final eso se traduce en un deterioro de los fondos del INSS”, planteó.

En ese sentido, Amador sostuvo que es necesaria una reforma integral del sistema. “Pero consensuada con todos los agentes sociales: trabajadores, empresarios y gobierno. Roberto López (Presidente Ejecutivo del INSS) dice que están analizando un nuevo enfoque de la Seguridad Social, pero eso no lo conoce el pueblo, no lo conoce nadie, y en la medida que pase el tiempo y no se haga nada, nos acercaremos (al colapso) de la Seguridad Social”, apuntó.

¿Y las pensiones especiales?
El monto asignado para las pensiones especiales, tal como está establecido en la propuesta del presupuesto del INSS de 2009, también muestra un sustancial incremento.

El INSS prevé otorgar este año un aumento del 85.4 por ciento a esas pensiones, que fueron otorgadas a dos o tres personas del Ejército y a gente que el gobierno decidió dárselas por sus “aportes” al país, entre ellos cirqueros, artistas, monjas, etc.

Los montos para pensiones especiales pasan de 46.2 millones de córdobas a 85.7 millones de córdobas de 2007 a 2009, para 5,395 pensionados especiales.