Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El año inició con anuncios poco gratos. La economía se contraerá y el desempleo aumentará. Es probable que las remesas disminuyan y que muchos compatriotas en el exterior pierdan sus empleos. Con estas noticias el presidente Daniel Ortega acompañó su informe anual.

Ortega mandó a circular el informe que no leyó en la Asamblea Nacional debido a la parálisis que enfrenta ese Poder del Estado. En el mismo hizo una exhaustiva presentación sobre los motivos de la crisis financiera mundial, abundando en detalles sobre las hipotecas tóxicas, el desplome de Wall Street y el papel de Lehman Brothers.

Luego de analizar “la autodestrucción del capital financiero neoliberal globalizado”, el mandatario hizo un recuento de los efectos que en Nicaragua empiezan a sentirse por la crisis financiera mundial.

“Algunos rubros de exportación como mariscos, carne, maní y café ya enfrentan problemas de reducción de demanda o de precios. Esto previsiblemente puede extenderse a otros rubros en 2009 y 2010, reduciendo los ingresos en divisas por exportaciones”, dijo.

A renglón seguido aseguró: “Todo lo anterior va a contribuir a la contracción de la economía nacional y la reducción del empleo. Esto a su vez llevará a la contracción de la recaudación de impuestos y aranceles para el Presupuesto General de la República”.

Unas cositas por ahí...

Según Ortega, debido a la crisis global el gobierno implementó una serie de medidas, entre ellas la gratuidad de la educación y la salud; la tarifa subsidiada de 2.50 córdobas y la “exención del ‘Impuesto sobre la Renta’ para toda persona con renta gravable menor de C$ 50,000 anuales”, una disposición que esta administración tomó como suya, pero que está vigente desde 1997 y que a juicio de economistas independientes, es perjudicial porque castiga a la clase media.

Entre los logros que destaca Ortega está la distribución de alimentos a bajo precio, consolidando un total de 2,700 puestos de venta, “beneficiando a 270,000 familias, o sea, 1,350,000 personas a nivel nacional”. Así también que gracias al programa Usura Cero 20,174 socias “emprendieron nuevos negocios”.

El mandatario obvió que autorizó subsidiar a los transportistas nacionales por la presión de un paro de más de una semana, y asegura en su informe que “las alzas en los precios en la gasolina, debido a las alzas en el mercado de futuro del petróleo crudo, por la especulación del capital financiero neoliberal, hicieron necesario un subsidio de US$ 1.30 por galón para el transporte urbano e interurbano que duró hasta el 31 de diciembre. Este subsidio evitó las alzas de tarifas a los consumidores, como medida de defensa del poder adquisitivo del pueblo”.

A pesar de la difícil situación internacional, aseguró que la economía creció en 3.2%, y las proyecciones para este año son de un crecimiento de entre 2 y 3%, y con una tasa de inflación de entre el 8 y 9% sobre la base de los menores precios del petróleo. El economista René Vallecillo sostiene que el crecimiento económico este año no llegará al dos por ciento.

Sobre los donantes y la política exterior
“Durante el año 2008, las relaciones exteriores estuvieron abocadas a la defensa de la soberanía territorial de Nicaragua, fortalecer los lazos de hermandad con los pueblos y gobiernos del mundo”, señaló.

En el citado informe, Ortega no reconoce los errores de su administración en política exterior. Insiste, sin embargo, en que desde que asumió el poder “se redujo estratégicamente la dependencia del capitalismo neoliberal globalizado, al entrar en la Alianza Bolivariana para Nuestra América (ALBA)”.

Más adelante informa sobre el dinero que el Estado dejó de percibir de los donantes europeos y del gobierno de Estados Unidos, quienes luego de las elecciones municipales presionaron por un recuento de los votos, cotejo de actas y dilucidar las irregularidades que hubo.

Cabe resaltar que el mandatario asegura que el monto que no fue desembolsado por el Grupo de Apoyo Presupuestario, en total 45.3 millones de dólares, se desembolsará este año.

“Al final del año un grupo de países, entre ellos la Unión Europea, Finlandia y Holanda, decidieron posponer el desembolso de una parte de los fondos comprometidos por ellos al apoyo presupuestario general durante el 2008, argumentando falta de cumplimiento del Estado de Nicaragua al Acuerdo Conjunto de Financiamiento, en especial lo correspondiente a lo que llaman ‘principios democráticos’. Estos países informaron que los fondos que no desembolsaron en el 2008 serían trasladados al 2009”, precisó.