•  |
  •  |
  • END

Harry Somarriba nació con una lesión cerebral producto de un parto prematuro a los seis meses de gestación, pero eso no fue impedimento para que asistiera a la escuela regular. Su lucha fue constante, pues no sólo tuvo que superar las barreras físicas, sino la discriminación de parte de alumnos y maestros.

Rosa Treminio, madre de Harry, relató que los médicos le advirtieron que el niño sufriría alguna discapacidad, y con el tiempo descubrió que el pequeño no controlaba su cabecita y no podía mover sus extremidades. Lo inscribió en la Asociación “Los Pipitos”, donde aprendió la estimulación temprana y las primeras letras, pero el niño insistía en ir a la escuela regular.

“Muchos le decían a mi mamá que mandarme a la escuela era una pérdida de tiempo, que me dejara en la casa. Que no iba a servir para nada y que iba ser una carga para ella, pero gracias a Dios, hoy soy uno de los mejores alumnos del tercer año de secundaria”, dijo Harry.

Además, catalogó como un éxito su inserción en el centro “José de la Cruz Mena”, en Tipitapa. “Al inicio fue duro, se burlaban de mí, pues no es común ver a un niño en sillas de rueda y que no pueda controlar sus movimientos. Mi trabajo fue sensibilizar a las personas, pero ahora me ven como un estudiante más, incluso mis compañeros me andan por todo el colegio”, refirió Somarriba.

Que nadie se quede sin estudiar
Nidia Torres, Vicepresidenta de “Los Pipitos”, declaró que organismos como la Asociación Nicaragüense para la Integración Comunitaria, Asnic, Handicap y el Mined están promoviendo la campaña de matrícula escolar: “Junto vamos a la misma escuela... que nadie se quede sin estudiar”.

Afirmó que en nuestro país, la población en edad escolar que presenta una condición de discapacidad --de 6 a 19 años-- corresponde a 76 mil 500, de los cuales sólo siete mil están en las aulas de clase.

“El 90 por ciento restante no accede al sistema escolar, lo cual debe ser una gran preocupación y reto para el Estado, Los Pipitos y la sociedad nicaragüense”, dijo Torres.

Por su parte, el ministro de Educación, Miguel De Castilla, indicó que el Mined cuenta con mil 600 escuelas y 12 mil docentes capacitados para atender a esta población estudiantil. Afirmó que la meta del Mined es que más de ocho mil niños con discapacidad puedan ir a la escuela regular.

Educación no debe ser asistencialista
Rosa Salgado, Procuradora para las personas con discapacidad, expresó que la educación no debe ser vista, en el caso de los niños con capacidades diferentes, como asistencialista, sino como un derecho ganado.

“Esta campaña es excelente, pero no se debe llenar un aula de niños con discapacidad y olvidarlos. El Estado debe cumplir con su responsabilidad y velar que sus derechos sean respetados. Esto es una gota de agua, pues se debe incluir más estudiantes, a los sordos, ciegos, y para eso se debe capacitar al maestro”, comentó Salgado.

Harry Somarriba coincidió con Salgado sobre el apoyo familiar. “Siempre le dije a mi mamá que siguiéramos adelante, que mi sueño es llegar a ser ingeniero en sistema, y lo vamos a lograr. A mis maestros les digo que hay que dedicarle más tiempo y paciencia a los chavalos que tengan discapacidades, pues podemos salir adelante”.


Harry Somarriba con su mamá.jpg
Manuel Zapata / END
Harry Somarriba afirmó que el apoyo de su mamá, Rosa Treminio, es importante para llegar a cumplir su sueño, ser ingeniero en sistema.

Rosa Salgado.jpg
Manuel Zapata / END
La procuradora Especial de las Personas con Discapacidad, Rosa Salgado.

Harry Somarriba
Manuel Zapata / END
El ministro de Educación, Miguel De Castilla, afirmó que la inclusión escolar es parte del nuevo modelo curricular.