Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Dos ex contralores de la República analizaron ayer el caso de las 120 mil bujías compradas por la Presidencia de la República a dos instituciones estatales, y coincidieron en que hay méritos para analizar a fondo la legalidad de la transacción y exigir información sobre el caso.

El ex contralor Juan Gutiérrez Herrera, ex presidente del ente fiscalizador, analizó el caso en base a la información publicada en EL NUEVO DIARIO, y encontró “méritos suficientes” para que el cuerpo colegiado de la Contraloría General de la República (CGR) analice la legalidad de la operación.

Según la información publicada por EL NUEVO DIARIO, en 2007 la Presidencia de la República emitió un cheque por 1.8 millones de córdobas para pagarle al Instituto Nicaragüense de Seguro Social la compra que éste hizo de 120 mil bujías “ahorrativas”, que según documentos oficiales habían sido donadas por Cuba y Venezuela y estaban almacenadas en las bodegas de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

El dinero salió de una cuenta de la Presidencia de la República en el Banco Central de Nicaragua, denominada “Donaciones, Gratificaciones y Recompensas”.

“Cuidado con los desvíos”

“Oficialmente son donadas por Cuba y Venezuela, pero de pronto aparece un convenio entre el INSS y Enatrel, con cheques salidos de la Presidencia para comprar bujías, pero aquí lo anómalo es que ni Enatrel ni el INSS compraron esas bujías, y por tanto no pueden venderlas al Estado, porque fueron donadas al Estado”, observó Gutiérrez.

“La Contraloría se ha vuelto complaciente, no oye, no escucha ni ve lo que pasa allá arriba. Su presidente (Luis Ángel Montenegro) ahora es mudo, y ellos (los fiscalizadores), de oficio, como parte de sus funciones, pueden pedirle al Seguro Social o a la Presidencia, que les expliquen de ley cómo es eso, por qué pagaron por asuntos donados y cómo se maneja esa cuenta ‘Donaciones, Gratificaciones y Recompensas’”.

¿Dónde terminó la plata?
“Ahí hay un enredo, de qué cuenta Enatrel va a venderle bujías a la Presidencia, y bajo qué arreglo el Seguro Social va ser intermediario ¿Qué es eso? De aquí a cuándo Enatrel vende bujías y a dónde fueron a parar esos 1.8 millones de córdobas ¿Al INSS? ¿A Enatrel? ¿O regresaron a la Presidencia por otra vía? Todo es objeto de suspicacias”, expresó.

Leyes y sanciones
Por su parte, el ex presidente de la Contraloría, Agustín Jarquín Anaya, dijo que aunque no conoce el caso a fondo, por transparencia, las instituciones involucradas deben informarle a la ciudadanía sobre el uso de los recursos públicos. “De entrada las instituciones deben brindar toda la información al público sobre sus transacciones, están obligadas por la Ley de Acceso a la Información Pública, el solo hecho de negar la información pública es objeto de sanción para los funcionarios públicos”, dijo, y aclaró el alcance de esta ley.

“Y no hablamos de sanciones al encargado de la oficina de atención a los ciudadanos para dar la información, sino que eso va hasta para los titulares de las entidades involucradas”, dijo.