•  |
  •  |
  • END

Los dirigentes del Movimiento de “No Pago” informaron que no harán más tranques, pero se mantendrán con plantones en las cercanías del Empalme de San Benito, en la Carretera Panamericana Norte, y no descartaron hacer protestas frente a las microfinancieras, así como volver a manifestarse en los alrededores de la Asamblea Nacional.

Francisco Omar González Vílchez, representante del Movimiento de Productores, Comerciantes y Microempresarios de Nueva Segovia, mejor conocido como “No Pago”, dijo que después de que llegaron a acuerdos con la Policía Nacional para que liberaran a quienes habían sido apresados en los disturbios del lunes por la noche y ayer por la mañana, decidieron no hacer más tranques, pero sí mantener sus protestas con plantones.

El lunes por la noche, cientos de presuntos productores y campesinos de ese Movimiento realizaron varios tranques en la Carretera Panamericana Norte que terminaron en recios enfrentamientos con miembros de las brigadas especiales de la Policía Nacional.

Tranques controlados
Ayer por la mañana se realizaron nuevos tranques en el mismo sector del Empalme de San Benito, pero duraron cerca de 30 minutos, pues los efectivos de las fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional actuaron rápidamente para desalojarlos de la carretera y evitar de esta manera que se repitieran las escenas de la noche anterior, en la que además de detenidos hubo varios heridos entre protestantes, policías y pobladores.

“Se retiran inmediatamente o hacemos uso de la fuerza”, afirmaron las autoridades policiales, antes de que los dirigentes del Movimiento empezaran a negociar la liberación de quienes habían sido capturados en los disturbios.

El gobierno les
da la espalda
Varios de los manifestantes expresaron su “indignación” ante la actitud tomada por el presidente Ortega, quien primero los motivó a empezar una lucha violenta contra las microfinancieras, y ahora no da la cara a la situación.

“Yo he sido sandinista por 36 años, pero hasta hoy, hasta hoy soy sandinista, después de ver cómo nos han tratado, porque de la misma manera que Ortega llegó allá a Jalapa y nos dijo que nos uniéramos contra las financieras, de igual forma se tenía que presentar aquí, donde está la gente del campo”, dijo Enrique Betanco, manifestante de Quilalí.

“Es la última vez que hay un gobierno sandinista, ya no van a engañar al pueblo. Prometieron ser un gobierno de los pobres, pero no nos dan respuestas. Desde ayer estamos esperando una comisión de la Asamblea para negociar, y más bien nos mandaron a los antimotines, que vinieron golpeando a mujeres y echando gases lacrimógenos en un lugar donde hay madres con sus hijos pequeños”, exclamó Domingo García Robleto, originario de Río Blanco y miembro de la Comisión Nacional del Movimiento.

Por su parte, Gonzalo Carrión, Director Jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, se presentó al lugar para escuchar las denuncias de agresiones que recibieron varios manifestantes por parte de los antimotines.

Bancada sandinista lista para apoyarlos
González Vílchez informó que ayer por la tarde se reunieron con el diputado sandinista Douglas Alemán, quien les prometió que los votos de su partido ya están confirmados para aprobar el anteproyecto de Ley Moratoria.

Indicó que el diputado sandinista aconsejó al Movimiento ejercer presión entre los diputados de las otras bancadas para que la legislación avance lo antes posible.

“Si Caruna quiere a morosos, que se los lleve”

Gabriel Solórzano, representante del Banco del Éxito (Banex), lamentó que el gobierno esté alentando protestas y más crisis que las que ya tiene el país, por medio de movilizaciones de grupos como los “No Pago”.

Añadió que no es correcto que el gobierno utilice fondos del Presupuesto para organizar protestas de grupos con el fin de desestabilizar el sistema financiero, porque los reconoce como parte de su estructura estatal.

“Si Caruna quiere comprar la cartera de créditos de los ‘No Pago’, pues entiendo que Asomif se las vende, y nosotros nos sumamos a esa propuesta, porque se trata de gente que no quiere pagar ni honrar sus compromisos, así que si quieren esos clientes, no hay problema”, dijo Solórzano.

Añadió que de acuerdo a la información que manejan, sólo el cinco por ciento de los del movimiento “No Pago” han honrado sus compromisos cuando se les ha hecho reestructuraciones de deudas, versus el 95 por ciento de los clientes que no son parte de esa agrupación y que sí han cumplido con sus pagos cuando se les ha reestructurado sus cuentas.