•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumirá mañana la presidencia pro témpore del bloque de Centroamérica con el objetivo "histórico" de avanzar hacia una unidad política de la región, pero con una crisis en su país y bajo críticas de la comunidad internacional.

Ortega recibirá de su colega de Honduras, Manuel Zelaya, la presidencia regional por un período de seis meses, durante la XXXIV Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) en la sesión que se celebrará el jueves en un hotel la capital nicaragüense.

Con la presidencia de Ortega "va a haber un salto cualitativo en el proceso de integración regional", que pasa por la reestructuración de los instrumentos propios de la región que no funcionan como poder, dijo el analista e historiador, Aldo Díaz. Estos organismos funcionan desarticulados y no tienen facultades propias de un poder regional. Tal es el caso del SICA, más orientado a lo económico que a lo político, del Parlamento Centroamericano (Parlacen), que no es vinculante en sus resoluciones y de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), incompleta, mencionó el analista.

Con la presidencia de Ortega se va a dar un impulso a la reestructuración de estos organismos y "yo veo a corto plazo un parlamento legislando con decisiones vinculantes y a una CCJ integrada por todos los estados", estimó Díaz.

Cambios en Centroamérica
Centroamérica pasa por "un momento de cambios" que comenzó hace siete años, "Nicaragua ha regresado a la tendencia de orientación socialista y quién se iba a imaginar un cambio en Honduras, Guatemala o en El Salvador, que está por dar un salto hacia la izquierda", comentó Díaz.

Sin embargo, Ortega asumirá el cargo en momentos en que afronta una severa crisis política, desatada tras las elecciones municipales del 9 de noviembre, en las que la oposición le acusa de propiciar un fraude. La comunidad internacional le ha suspendido ayudas importantes cercanas a un tercio del presupuesto nacional, que se estima en 1.600 millones de dólares. Esto, sumado a una parálisis del Congreso que ha impedido la aprobación de convenios de préstamos por unos 120 millones de dólares, genera falta de liquidez al gobierno para solventar sus gastos corrientes.

En esa coyuntura política, se celebrará la cumbre del SICA a la que han confirmado su asistencia los presidentes de Guatemala, Álvaro Colom; El Salvador, Antonio Saca; Panamá, Martín Torrijos, y Zelaya que hará el traspaso de la presidencia a Ortega. También han confirmado su asistencia los cancilleres de Costa Rica, Bruno Stagno, en representación del presidente Oscar Arias, y de República Dominicana, Carlos Morales, según una fuente de la Cancillería.

Los presidentes sostendrán una reunión privada en la que "podrán abordar distintos temas" que serán prioritarios durante la presidencia nicaragüense del SICA, entre ellos la crisis económica mundial, la crisis alimentaria, energética y de medio ambiente, declaró a la prensa el funcionario de la cancillería, Orlando Gómez.