•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional no tiene información precisa sobre la supuesta entrega de armas a grupos de jóvenes en riesgo para provocar violencia callejera, tal como lo señaló Eva Sacasa Gurdián, Directora de la Unidad Ejecutara del Programa Centroamericano de Control de Armas Cortas y Ligeras, Casac.

“No tenemos esa información, habría que verificarla”, declaró la comisionada mayor, Vilma Reyes, jefa de la División de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, al ser consultada sobre las declaraciones de Sacasa, quien ostenta el grado de Comisionada General en Retiro y fue Inspectora General de la institución policial. Mientras tanto, funcionarios del Instituto de la Juventud y Deportes rechazaron lo dicho por Sacasa calificándolo de “locura”.

Según Sacasa Gurdián, “en meses anteriores se proporcionó armas a grupos de jóvenes en situación de riesgo o pandillas.

La comisionada mayor Vilma Reyes aseguró que la institución policial trabaja en la ocupación y destrucción de las armas, pero dijo no tener información sobre la entrega de armas. Detalló que hay un promedio de cinco a seis armas ocupadas semanalmente.

“Son locuras”

Mario Rivera, empleado del Instituto Nicaragüense de la Juventud y Deporte, (Injude), negó que el partido Frente Sandinista haya repartido armas a muchachos para azuzar la violencia en las calles desde las pasadas elecciones municipales. “Es un absurdo absoluto. Todo eso es parte de las locuras que inventan, y que insisten en inventar para afectar al gobierno”, reaccionó Rivera al ser consultado por END.

“Las armas que hoy tenemos en las manos los jóvenes nicaragüenses, son el método (de alfabetización) “Yo sí puedo”, una cuartilla que nos ha permitido enseñar a leer y escribir a más de 380 mil personas”, contrastó.

Rivera, inclusive, cuestionó el estado de salud mental de Sacasa, quien responsabilizó a los partidos políticos por fomentar la violencia entre los jóvenes nicaragüenses. “Habría que revisar en el kilómetro 5 (donde está ubicado el hospital siquiátrico en Managua), cuáles son las condiciones sicológicas de esta señora”, afirmó Rivera.

Y culpó a la “derecha” de generar la inestabilidad política atribuida por la oposición al presidente Daniel Ortega.

Alientan violencia
Mónica Zalaquett lamentó que la clase política se alimente de los viejos resentimientos políticos que tiene la población “para alentar la violencia” en el país.

Según la directora del Centro de Prevención Contra la Violencia, en Nicaragua existe “un tráfico fluido de armas”, que sumado a la crisis política “la gente se ve tentada a hacer uso de la violencia y por lo tanto de las armas”.

Urgió que los partidos políticos asuman compromisos públicos de no exacerbar la violencia. “Esto es una verdadera locura, esperemos que hayan aprendido que la violencia no es el camino sensato”, señaló.