•  |
  •  |
  • END

Los tanques que el gobierno del presidente Daniel Ortega mandó a instalar en diferentes puntos de Managua y que serían para suministrar combustible barato a los transportistas, no sirvieron para nada a pesar de la gran publicidad que ello implicó.

“No sirvieron para nada”, aseguró Allan Vargas, directivo del Movimiento de Taxistas y miembro de la Coordinadora Nacional de Transporte, organismo que en mayo de 2008 encabezó una huelga.

En Managua fueron colocadas ocho estaciones de autoservicio, tal como las nombró el ingeniero Francisco Alvarado, Presidente del Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua, Irtramma, quien alcanzó a inaugurar con bombos y platillos una estación, la única que entró en funciones, ubicada en el costado sur de la Colonia del Periodista.

Ni en departamentos
Alvarado prometió que estaciones de servicio similares también serían instaladas en los departamentos.

El siete de mayo de 2008, el gobierno a través del MTI anunció la instalación de 11 estaciones donde se podría adquirir el combustible a precios preferenciales, pero ninguna entró en funciones.

“Fue una tapa de remedo, un parche que nunca funcionó”, aseguró el líder de los taxistas.

Nadie sabe nada
De los que se lograron colocar en Managua, sólo quedan como “un amargo recuerdo de la demagogia gubernamental”.

Los famosos tanques tienen una capacidad de 5 mil galones y fueron pintados en verde. En los extremos imprimieron los colores de las banderas de Venezuela y Nicaragua y el logotipo de Petronic. Ninguno de ellos tiene los suplidores, nombre técnico usado para llamar a las bombas.

¿Qué paso con los tanques?, es una pregunta que no tiene repuesta. Nadie sabe o no quieren decirlo. En Petronic nadie pudo dar información, menos en el Instituto Regulador del Transporte Municipal; la justificación fue el cambio de gobierno municipal, mientras que en el MTI lo que dijeron es que esa tarea no le correspondió cumplirla a esa institución.

En el mercado local, un tanque de 5 mil galones tiene un valor de 290 mil córdobas, eso significa que sólo en los ocho tanques se invirtieron 2 millones 320 mil, es decir, unos 116 mil 641 dólares.