Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La Federación de Entidades Privadas de Centroamérica, Panamá y República Dominicana (Fedepricap) ayer solicitó a sus estados miembros que ante la crisis económica internacional se fortalezca el Estado de Derecho, se priorice la agenda socioeconómica sobre los intereses políticos partidarios y se desestimen medidas populistas que generan incertidumbre.

Éste fue el acuerdo al cual la Fedepricap llegó en su reunión realizada en Managua, en su Primera Sesión Ordinaria del presente año, considerando los desafíos que enfrentan las economías centroamericanas.

Además, fue el consenso fortalecer el Estado de Derecho, la separación de poderes y el respeto de los derechos fundamentales que tutelan el libre ejercicio de las actividades económicas y la propiedad privada, por ser éstos los cimientos que soportan constitucionalmente nuestros sistemas políticos, económicos y sociales.

También plantearon la necesidad de asegurar las condiciones necesarias para estimular la inversión nacional y extranjera, así como la cooperación internacional, priorizar la agenda socioeconómica sobre los intereses políticos partidarios, permitiendo orientar los esfuerzos de nuestras sociedades a enfrentar la actual crisis, favoreciendo la concertación con el sector privado al reconocer y respetar su rol primordial en el desarrollo de nuestros países.

La seguridad jurídica
Otro de los planteamientos fue promover políticas económicas en concertación con los sectores gremiales-empresariales organizados, que fomenten el empleo productivo, el crecimiento y el desarrollo económico-social a través de la empresa privada y de la inversión pública; garantizando la seguridad jurídica necesaria para que los agentes económicos nacionales e internacionales desarrollen sus planes de negocios e inversión.

Por otra parte, pidieron a sus miembros desestimar medidas populistas que generan incertidumbre y restan inversión.

Así mismo, observan fundamental fortalecer las instituciones encargadas de resolver los graves problemas de inseguridad ciudadana, que afectan la estabilidad económica y social de nuestra región.

Todo esto, tomando en cuenta que los pilares fundamentales sobre los que nuestras sociedades se han edificado, como son: democracia, libertad en todas sus formas, Estado de Derecho y pluralismo político, resultados del consenso que como países hemos alcanzado para delinear nuestro accionar en beneficio de nuestros conciudadanos centroamericanos.

Por lo que se proponen concentrar los esfuerzos en la búsqueda de soluciones que permitan enfrentar la crisis económica global, como las propias crisis internas, privilegiando la agenda económica y social.

Sector privado generador de empleo
Así, los gobiernos de la región tienen la responsabilidad de establecer políticas públicas concertadas, que permitan a nuestras economías internas afrontar los actuales retos con sentido de nación.

Señalan que la prioridad y la orientación de las políticas públicas deben estar dirigidas a promover la inversión productiva, la atracción de la inversión, tanto nacional como extranjera, el estímulo de fuentes de financiamiento y crédito para todas las empresas y la protección y generación de empleo, lo cual es indispensable para atender los problemas sociales y económicos de los países del área.

Finalmente, consideraron que es el sector privado el principal generador de empleo de nuestros países, y, por tanto, factor esencial en el desarrollo de las economías de la región y en la lucha contra la pobreza.