Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El País   
David Dollar, estadounidense de 54 años, ha podido constatar con sus propios ojos la “increíble” --según la califica-- transformación que ha experimentado China en las dos últimas décadas.

Llegó por primera vez a Pekín en 1986, como profesor de Economía. Desde julio de 2004 es director de la oficina del Banco Mundial en China.

¿Cómo ve la crisis en China?
Está teniendo un gran impacto sobre las exportaciones, el sector inmobiliario y la construcción.

Es un momento realmente peligroso, con un efecto multiplicador. Millones de trabajadores van a perder sus empleos.

Pekín aprobó en noviembre un plan de estímulo por valor de cuatro billones de yuanes –440,000 millones de euros-- hasta 2010. ¿Es suficiente?
El tamaño es correcto. Lo importante será su composición. Algunas partes son grandes proyectos de infraestructuras, que están bien, pero esto no salva puestos de trabajo en la exportación.

China tiene una red de seguridad bastante bien diseñada. Dotarla de fondos es la medida de estímulo más eficaz en este momento, porque los desempleados que reciban algún ingreso gastarán.

¿Cuánto va a durar esta difícil situación en China?
Es imposible predecirlo, pero el escenario más probable es que comience a salir de la crisis en seis meses, debido a un ligero repunte de Estados Unidos y a que el plan chino comenzará a dar resultados.

¿Qué ocurrirá si la crisis se prolonga dos o tres años?
China tiene las herramientas para crecer al 7% anual durante años, independientemente de lo que ocurra a la economía mundial.

El principal logro
¿Son estas herramientas el superávit fiscal y las cuantiosas reservas de divisas extranjeras?
Sí, pero lo importante es cómo se gasta el plan de estímulo. Cuando salgamos de ésta, China necesita tener otro modelo de crecimiento. Debe generar más demanda doméstica.

¿Cuál es el principal logro de Pekín desde que lanzó las reformas hace 30 años?
La reducción de la pobreza. Al comenzar las reformas, China era más pobre que el África subsahariana. Pero en este tiempo ha sacado a más de 500 millones de personas de la pobreza.

Desgraciadamente, en sanidad no se ha hecho gran cosa, aunque la situación es mejor que en la mayoría de los países en desarrollo. Necesita dedicar más a sanidad y educación. La gente se sentiría más segura.

¿Ha tenido el proceso de desarrollo chino efectos negativos?
No para mí.

Contaminación del agua es grave
¿Y las desigualdades sociales, los problemas medioambientales, la corrupción?
China ya tenía problemas medioambientales muy graves cuando inició las reformas. En deforestación y contaminación atmosférica la situación es mucho mejor ahora.

La polución del agua sí ha empeorado. Respecto a las desigualdades, es inevitable que crezcan cuando se inicia un proceso de reformas, pero es sorprendente que hayan seguido aumentando los diez últimos años. En los baremos internacionales de corrupción, China se encuentra en el lugar que se esperaría por su renta per cápita.

Muchos apuntan a China --un país en desarrollo-- para que ayude al mundo a salir de la crisis. Parece una paradoja. No es realista.

El consumo de los hogares en China representa un tercio del PIB. China no puede sustituir a Estados Unidos como mayor motor de demanda de la economía mundial.

¿Cuándo superará China a EU y se convertirá en la primera economía del mundo (actualmente es la cuarta)?
Las estimaciones son que se produzca alrededor de 2035. Pero su renta per cápita será cuatro veces inferior, dada su población.

¿Sería una crisis larga un desafío para la estabilidad política en China?
Una crisis larga sería un riesgo para cualquier gobierno en cualquier parte del mundo.