Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Teherán / El País   
El gran muftí de Arabia Saudí, el jeque Abdulaziz al Sheij, ha dado su beneplácito al matrimonio de niñas de 10 años.

“Una mujer de 10 ó 12 años es casadera, y quienes piensan que es demasiado joven están equivocados y están siendo injustos con ella”, manifestó Al Sheij, citado por el diario Al Hayat.

Si bien la declaración del gran muftí, la más alta autoridad religiosa saudí, no obliga legalmente al Gobierno, la monarquía siempre ha respetado a quienes ostentan ese cargo y escuchado su consejo. Las palabras de Abdulaziz al Sheij, pronunciadas durante una conferencia el pasado lunes, parecían responder a la Comisión de Derechos Humanos que el día anterior había condenado los matrimonios de niñas como “una violación inhumana” de los derechos de la infancia.

Los activistas intentan poner fin a tan atávica práctica, suscitada por varios casos recientes. El mes pasado, un juez desestimó la petición de una madre para divorciar a su hija de 8 años del hombre de 47 con el que su padre la había casado.

Sociedad civil despierta
El caso, el último revelado por la cada vez más activa prensa saudí, causó consternación entre las elites liberales del reino y movilizó a su naciente sociedad civil.

La Sociedad para la Defensa de los Derechos de la Mujer en Arabia Saudí colgó en su web (http://menber-alhewar.net/news.php?action=
view&id=3451) una petición para que “el ministro de Justicia y los grupos de derechos humanos intervengan ahora en este caso”.

El grupo, cuya existencia en el conservador reino hubiera sido impensable hace unos años, insistía en que “deben anular ese matrimonio acordado por el padre de la niña y el esposo”.

No hay estadísticas sobre el número de menores que son casadas anualmente en Arabia Saudí.

Sin embargo, la ligera apertura que vive el país en los últimos años ha permitido que la prensa hable del asunto y se abra un debate en la sociedad.

“Existe un movimiento que quiere la reforma y el cambio para mejorar el reino y otro que desea mantenernos atrasados y en la Edad Media”, resumía Wajeha al Huwaider, una de las fundadoras de la Sociedad. El asunto subraya las profundas divisiones de los saudíes sobre el tipo de sociedad que desean.

Al Huwaider también recordaba, entonces, que su país ha firmado las convenciones internacionales que protegen a la infancia y que incidentes como ese dañan su imagen.

Aunque la mayoría de los países del mundo fijan a los 18 años la edad mínima legal para el matrimonio, los enlaces entre menores aún son frecuentes en las zonas rurales de las regiones más pobres, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA).

Este organismo estima que al menos 100 millones de niñas van a casarse antes de cumplir los 18 años entre 2005 y 2015.

No hay datos sobre cuántas de ellas lo harán antes de alcanzar la pubertad. Con o sin respaldo legal, estos casos son frecuentes en países musulmanes como Afganistán, Bangladesh, Pakistán o Yemen, pero también en otros que no lo son como India, Congo o Etiopía (donde se dan casos a partir de los 7 años). Arabia Saudí es uno de los países más ricos del mundo.