Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Las aspiraciones de reelección del diputado René Núñez en la Asamblea Nacional contagiaron al todavía titular de la Contraloría General de la República (CGR), Luis Ángel Montenegro, quien pretende seguir en la principal silla del ente fiscalizador que viene ocupando desde 2007.

El contralor Lino Hernández dijo al respecto que “hay cargos que parece que son pegajosos”, y criticó la pretensión de Montenegro, pues ha sido durante su gestión cuando la entidad ha perdido la mayor parte de la credibilidad que la población tenía en ella.

Indicó que la decisión de la alta dirigencia del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) es que sus colegas contralores lo elijan a él.

“El licenciado Montenegro quiere repetir con el doctor (Guillermo) Argüello Poessy, y la verdad es que por compromisos iguales a los que se dieron el año pasado, me parece que veo las condiciones para mí poco favorables”, dijo Hernández.

De contralor beligerante a vocero del Gobierno actual
Montenegro, quien durante las administraciones de Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños se mostró siempre como un beligerante contralor que luchaba de frente contra la corrupción, desde que asumió la presidencia Daniel Ortega, desapareció del ambiente público, y las veces que ha comparecido ante los medios ha servido de vocero del Ejecutivo, justificando cualquier cuestionamiento que se ha hecho por irregularidades.

Hernández indicó que cuando asumieron sus cargos en el nuevo período para el que fueron electos en la Asamblea Nacional, en la primera sesión decidieron establecer que la presidencia del ente fiscalizador fuera ocupada un año por cada uno de los miembros del Consejo, así fue que José Pasos fue el primero, Argüello Poessy el segundo, el tercero le tocaría a Montenegro, el cuarto a él (Hernández) y el último a Fulvio Palma.

“Ese era el acuerdo, pero desde que Montenegro se eligió, después el doctor Argüello dijo que le parecía que su gestión había sido buena y decidieron reelegirse”, dijo Hernández.

¿Ha afectado la posición de Montenegro la credibilidad de la Contraloría?
“Para mí lo ideal es que hubiésemos cumplido con la palabra dada cuando asumimos, él tiene una posición política con su actuar, responde a su origen, y creo que es él quien tiene que responder por el juramento que hizo cuando asumió el cargo”.

Las elecciones de la Contraloría estaban previstas para el 28 de enero, pero debido a que Argüello Poessy saldrá del país para tratarse médicamente, se adelantarán para el próximo martes 20.

Ni Montenegro ni los demás contralores fueron localizados para hablar del tema de las elecciones ni de las apreciaciones de Hernández.