•  |
  •  |
  • END

Dos hermanos que aparentemente participaban en una carrera ilegal en la Carretera a Masaya, en las primeras horas de la madrugada de ayer, perecieron en un terrible accidente al colisionar su vehículo contra el que competían y perder luego el control del mismo.

Entre un amasijo de latas y hierros fueron rescatados los cuerpos de Luis Domingo Román Guerrero, de 32 años, y Francisco Bucanelli Frixione Guerrero, de 22, luego de que su veloz carrera terminara en el fondo de un pequeño cauce.

El percance ocurrió en el kilómetro 12 de la carretera hacia Masaya, y el vehículo en el que iban las ahora víctimas, un Renault beige, placas M 029-621, arrasó con todo lo que estaba a su paso antes de estrellarse en el fondo del cauce.

Otro joven involucrado en el accidente fue identificado como Didier Ismael Escobar Mendieta, de 28 años, quien conducía el Volkswagen Jetta azul, placas M 033-815.

Algunos testigos indican que iba en compañía de otro muchacho, pero la Policía no corroboró el dato.

Didier fue trasladado con heridas de consideración al Hospital “Vivian Pellas”, donde fue entrevistado por los agentes de Tránsito.

Por su parte, el subcomisionado Francisco Vanegas, jefe de Tránsito de la Quinta Delegación, dijo que los muchachos circulaban de norte a sur, uno en el carril derecho y el otro en el izquierdo.

Junto a un equipo del Laboratorio de la Policía Nacional, el subcomisionado Vanegas llegó hasta el lugar del accidente a realizar la reconstrucción.

“Estamos investigando las causas del accidente, esperamos el dictamen de Medicina Legal para determinar si iban alcoholizados, si hubo o no carrera ilegal, seguimos investigando”, afirmó el subcomisionado Vanegas.

Teresa Halbmery, testigo del accidente, dijo que no es malo que los jóvenes participen en carreras, aunque reprobó que pierdan la conciencia y se lastimen ellos o lastimen a otras personas.

“Los jóvenes tienen derecho a divertirse, pero que les hagan una pista para que corran, fue horrible ese accidente, yo les dije que iba a ocurrir una desgracia y mire qué pasó”, aseguró Halbmery.

Otro testigo aseveró que la velocidad que llevaban los autos involucrados en la tragedia era alucinante, y calculó unos 120 kilómetros por hora.

Las personas que transitan por las noches por la Carretera a Masaya, se llevan tremendos sustos, porque a diario se encuentran con jóvenes que de manera irresponsable pasan a su lado casi colisionándolos, sin que ninguna autoridad haga algo por detenerlos.

Extraoficialmente se conoció que lo que provocó la desgracia de ayer, fue una carrera de vehículos ilegal que los jóvenes realizaron luego de salir de una fiesta de cumpleaños.

Miembros de la Dirección General de Bomberos y Cruz Roja Nicaragüense realizaron las labores de rescate de los cuerpos de los hermanos Guerrero.

El accidente se produjo de la entrada a Esquipulas 150 metros al sur, en el kilómetro 12 de la carretera a Masaya, a las dos de la madrugada.

Amigos de Didier se encargaron de arrancar las placas del vehículo que éste conducía para dificultar su identidad, sin embargo, la Policía evitó que se llevaran las mismas.