•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica
Una pareja de nicaragüenses espera con angustia que sus familiares sean extraídos de la tierra que les arrebató la vida tras el terremoto de hace una semana.

Nidia Borges no oculta la desesperación que la invade, cuando al término del día, llegan los rescatistas sin noticias de su hija Idania Pérez Borges, su yerno Norlan Morán Flores, y la nieta Hannia.

“Es un gran hueco en el corazón, es una angustia interminable”, indicó con llanto de impotencia. Ella, al igual que su esposo Reinaldo Pérez López, están resignados, pero claman a las autoridades para que no dejen de buscar los cuerpos a fin de darles cristiana sepultura.

Nidia contó que el día del terremoto su hija se había quedado en la casa que cuidaba Norlan en la colonia El Socorro. Éste se había ido con la niña a una zona de la soda El Mirador (Cinchona). Los tres perecieron luego del sismo.

“Lo más que deseo es saber dónde están… que los encuentren. Tengo un hueco en el alma”, repetía sin que sus lágrimas cesaran. Ella dijo que el miércoles por la noche fue la última vez que vio a su hija y que ésta le exteriorizó que le hacía falta su papá.

Reinaldo se había ido a su natal Nicaragua, y el día del terremoto estaba precisamente entrando por la frontera de Peñas Blancas. Éste llamó a una vecina porque tuvo un mal presentimiento y recibió la fatal noticia de que los tres estaban muertos.

Estos tres nicaragüenses aún no están en la lista de desaparecidos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), por lo que la cantidad de pinoleros fallecidos permanece en siete.

Para este viernes personal del Consulado General de Nicaragua en Costa Rica, realizará un censo de los connacionales que se encuentra en los albergues de San Miguel de Sarapiquí, y a la vez entregarán gratuitamente documentos a quienes los requieran.

Por otra parte, el terror experimentado hace ocho días por el terremoto, lo revivieron los pobladores de la zona afectada, cuando en un lapso de 10 minutos se originaron al menos cinco sismos entre los 4 y los 2 grados de intensidad.

Los movimientos se dieron, dijo el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), entre las 2:05 p.m. y 2:14 p.m., y el epicentro de los mismos fue en las zonas cercanas al volcán Poás.

En tanto, el OIJ mantiene oficialmente en 23 las personas fallecidas producto del sismo, y la lista de desaparecidos se redujo de 13 a ocho. Hay que señalar que este jueves las actividades de búsqueda de cadáveres se tuvieron que suspender debido al mal tiempo (lluvia), ya que ponía en mayor riesgo a los socorristas.

Asimismo, el gobierno costarricense informó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aprobó 200 mil dólares en ayuda no reembolsable para que pueda atender la emergencia causada por el terremoto.

En un comunicado se informó adicionalmente que otra petición de ayuda dirigida a la OEA se encuentra en trámite y será resuelta en los próximos días.