•  |
  •  |
  • END

El ex procurador General de la República Alberto Novoa afirmó ayer que el proceso judicial de la Guaca 2, contra el ex presidente Arnoldo Alemán, sigue vivo en el Juzgado, aunque los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) lo hayan sobreseído de forma “ultrapetita”, sin petición de parte.

En la sentencia a favor de Alemán, los magistrados liberales, además de librarlo de toda responsabilidad en el caso del Canal Seis y la Guaca 1, se pronuncian también por el proceso judicial de la Guaca 2, aunque el defensor Mauricio Martínez nunca lo solicitó.

En el considerando seis expresan que sobreseen a Alemán y otras personas relacionadas por los hechos que hayan sido desestimados por el Ministerio Público, mediante resolución dictada el 30 de enero de 2006, y que la Procuraduría General de la República presentó acusación particular que quedó radicada en el Juzgado Séptimo de Distrito de lo Penal de Audiencia.

La resolución de la Fiscalía a que hace referencia la sentencia, es donde eximen de toda responsabilidad penal a Alemán en el lavado de 75 millones de dólares y 40.8 millones de córdobas del erario.

Sigue en juzgado
Novoa indicó que ese caso es la Guaca 2, y aunque la CSJ se haya pronunciado de forma “ultrapetita”, sigue vivo porque el juez no ha conocido el caso ni ha emitido sentencia, porque Alemán recurrió de amparo y la Sala Constitucional mandó a parar el proceso.

Ese proceso penal está vivo, y la CSJ viola el principio de legalidad procesal, porque sin haber instruido ni investigado los hechos de esa acusación particular de la PGR, la resuelven a pesar de que esta última acusación era autónoma, desvinculada de los otros hechos, afirmó Novoa, tras calificar de aberración jurídica la sentencia.

Junto a Alemán en ese caso, la Procuraduría acusó a: Alfredo Fernández, su ex asistente; Oscar Moreira, ex administrador de la Presidencia; María Lourdes Chamorro, ex tesorera; María Auxiliadora Herdocia, ex funcionaria de Hacienda; Ernesto Barahona, y Conny López, ex secretaria del ex mandatario.

El ex procurador recordó que Alemán fue acusado como autor principal en la Guaca 2, porque desde la Presidencia le ordenó a Noel Ramírez, ex presidente del Banco Central de Nicaragua, que sólo Moreira y Conny López firmaran los cheques autorizados por él, y cuando dejó la Presidencia, aunque hacen desaparecer los 10,300 cheques de 11 cuentas, encuentran los microfilmes de los pagos efectuados.

La acusación establece distintas modalidades mediante las cuales se habría defraudado al Estado, pero la Procuraduría destacó la famosa cuenta “Donación Taiwan”, que nunca existió en los registros, sin embargo, sirvió como viaducto para recibir las transferencias de fondos de cuentas abiertas ilícitamente por orden de Alemán.

Dólares de Holanda y Noruega
De igual forma, la acusación refería que 48 mil dólares de Noruega y 1.2 millones de dólares de Holanda, destinados para pagos de la deuda externa, no fueron utilizados para esa finalidad, y en el Presupuesto General de la República no estaban contemplados para la Presidencia de la República, que no rindió cuentas de su uso, pues la cuenta donde se transfirió no estaba registrada contablemente en la Presidencia.

En relación a la Guaca 1, Novoa afirmó que había pruebas de sobra contra Alemán, y por eso la entonces juez Primero de Distrito del Crimen, Juana Méndez, lo condenó a 20 años de presidio, expresando que Alemán había actuado con dolo en su calidad de Presidente de Nicaragua.

Según la sentencia de Méndez, en relación al lavado de dinero, dejó claro que de acuerdo con la Ley 285, artículo 62, se comete delito de lavado de dinero por otras actividades ilícitas, no sólo por narcotráfico, y por ello condenó a Alemán.

La sentencia expresa que Alemán, por medio de terceros funcionarios públicos, desvió fondos del Estado, utilizando para ello sociedades anónimas. Tal es la transferencia de ocho millones 765 mil dólares que hacen el ex ministro de Hacienda y Crédito Público Esteban Duquestrada, y la ex viceministra María Lourdes Chamorro, de fondos de la Tesorería General de la República (TGR), a Industrias Andinas de Desarrollo, donde los socios son Jerez, su mujer y su hija.

Pruebas abrumadoras
De esos ocho millones 765 mil dólares, Alemán, según la sentencia, ordena transferir un millón 697,052 dólares para la compra del helicóptero Bell 407 rojo, a nombre de distribuidores Piper de Guatemala, siendo el verdadero dueño Alemán.

Además, se crea la sociedad Servicios Ejecutivos Nacionales S.A. (SENA) en Panamá, para administrar el helicóptero a través de su representante Carlos José Aguerri Hurtado, ex director jurídico de la Dirección General de Ingresos (DGI).

Se firma contrato de arriendo entre SENA a través de su representante, Silvio Estrada, y la sociedad Helinica, por medio de su gerente general, Julio Caballero (dueño de Helinica), a quien le fue comprado el helicóptero en un millón 200 mil dólares. “Hay referencias de que la venta la hizo Estrada, Caballero y Francisco Cifuentes”, afirma la sentencia.

Según la sentencia, Alemán ordena cancelar las firmas de Jerez y Duquestrada en el Banco Aliado de Panamá, y registra la suya y la de Alfredo Fernández, su secretario privado, y desde allí se hacen transferencias con el Banpro para financiar las elecciones municipales y presidenciales, y con tal fin, Jerez aun ordenó un cheque por medio millón de dólares a Leonardo Somarriba, tesorero del PLC.

De los seis millones 977 mil dólares que sobran de los ocho millones 765 mil, depositados en cuentas de Industrias Andinas de Desarrollo, Alemán, según el fallo, ordena que sean convertidos en cuatro certificados y posteriormente autoriza retirarlos a su suegro, José Antonio Flores Lovo.

Flores abre con ese dinero nuevas cuentas que se encuentran congeladas en Panamá a solicitud de la PGR nicaragüense. De todo lo relacionado, afirma Méndez, se confirma que se utilizaron sociedades y empresas de papel, formadas con testaferros que, en algunos casos, sirvieron para hacer operaciones rápidas.

Durante la inspección ocular practicada en documentos ocupados a Jerez, éste, afirma la sentencia, aclaró que Alemán le dio instrucciones a Duquestrada, quien le orientó a él (Jerez) que había recibido orden del Presidente para la compra del helicóptero.

Cuarezma de principio a fin
Novoa recordó que el magistrado Sergio Cuarezma, quien dio a conocer la sentencia a favor de Alemán, en su calidad de asesor legal de la Presidencia durante la administración de Enrique Bolaños, participó junto a él y el entonces procurador penal Iván Lara, en la estructuración de diversas acusaciones contra Alemán, entre ellas el caso del Canal Seis, la Guaca 1 y los casos contra el ex director de Ingresos Byron Jerez.

“Inclusive, fue él (Cuarezma) quien orientó acerca del tipo penal de lavado de dinero, y explicó en qué consistía, argumentando que el propio texto de la 285 decía lavado dinero proveniente del narcotráfico y otras actividades ilícitas, y al hablar de otras actividades ilícitas, se refería a fraude y malversación, ampliamente demostrados”, dijo Novoa.

La sentencia que ayer defendió Cuarezma, dijo Novoa, es un absurdo jurídico y una falta de memoria histórica, que abre las puertas a Alemán para que Panamá le entregue los diez millones de dólares congelados.

De la revelación de Novoa se desprende que Cuarezma estuvo presente de principio a fin en diferentes posiciones en los casos de Alemán. Primero como asesor legal de Bolaños para acusarlo.

Después, fue de todos conocidos que estuvo detrás de la resolución emitida por su esposa, la juez Primero de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, Roxana Zapata, que le otorgó el régimen de convivencia familiar a Alemán, y ahora dando su voto para librarlo de toda responsabilidad.

Zapata le otorgó el régimen de convivencia familiar actuando contra ley expresa, pues la Ley 473 de Régimen Penitenciario y Ejecución de Pena establece que se podrá ubicar bajo ese régimen a los reos que carezcan de antecedentes penales, siempre y cuando los delitos por los cuales hayan sido procesados y condenados no sean aquellos que por su naturaleza no acepten fianzas de ningún tipo.

Alemán fue condenado a 20 años de presidio de conformidad con la Ley 285 sobre lavado de dinero, que prohíbe todo beneficio legal a los sentenciados por ese delito.

Cuarezma firmó la sentencia a favor de Alemán, lo que podría ponerlo en una situación jurídica precaria, pues el nuevo Código Penal establece que comete delito de prevaricato “quien conozca una causa que patrocinó como abogado”.

El Código Penal establece que se impondrá prisión de cinco a siete años e inhabilitación absoluta por el mismo periodo, al juez o magistrado que incurra en las conductas que constituyen dicho ilícito, como la arriba citada.

Silencio sepulcral de fiscal y procurador
El fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, al ser consultado para conocer su reacción sobre la sentencia a favor de Alemán, se limitó a expresar: “No tengo comentarios, usted sabe cómo está esto de polarizado y politizado”.

Por su parte, el procurador General de la República, Hernán Estrada, no ha contestado su teléfono, por lo que no ha sido posible conocer su reacción. Vale recordar que fue la PGR la que acusó a Alemán, a sus familiares y funcionarios públicos en todos los casos de corrupción.