Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

DIARIOS Y AFP
La presencia de muchos nicaragüenses en vísperas de las elecciones en El Salvador preocupó a las autoridades de ese país, que tomaron algunas medidas correctivas e hicieron un llamado a los extranjeros a no inmiscuirse en los asuntos internos de la nación.

Los diarios salvadoreños informaron ayer sábado que unos 100 ciudadanos nicaragüenses, que se identificaron como observadores de las elecciones salvadoreñas, fueron interceptados la madrugada de ayer sábado en la ciudad de San Miguel por la Policía Nacional Civil (PNC), tras ingresar por la frontera de El Amatillo (La Unión).

Los agentes detallaron que los nicaragüenses ingresaron ataviados con trajes formales.

“Un representante del grupo de extranjeros mostró a la PNC un listado, sin firma ni sello de ninguna entidad oficial, de los presuntos observadores”, relata uno de los diarios.

Los extranjeros insistieron que eran miembros del Partido Liberal de Nicaragua que participarían como observadores de los comicios municipales y legislativos de El Salvador.

Los ciudadanos, que viajaban a bordo del bus con matrícula MT 270, fueron escoltados por la PNC hasta la frontera El Amatillo.

En total, la PNC detuvo en la ciudad de San Miguel a cuatro autobuses procedentes de Nicaragua. Tres de las unidades portaban matrículas de Guatemala y una de Nicaragua.

La noche del viernes ingresaron a territorio salvadoreño varios buses con placas nicaragüenses con rumbo a Guatemala. Sus pasajeros dieron varias versiones sobre su tránsito en El Salvador.

Asimismo, se reportó que el viernes fue retenida una nicaragüense portando vestimenta del FMLN en La Unión y llevada a un albergue para indocumentados antes de deportarla.