Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

La mexicana Lucía Morett, requerida en extradición por Ecuador, mintió a las autoridades al negar su relación con las FARC, tras sobrevivir al ataque colombiano contra esa guerrilla en suelo ecuatoriano en 2008, dijo el domingo el fiscal general Washington Pesántez.

Morett, quien regresó a su país a finales del año pasado procedente de Nicaragua, fue llamada a juicio junto con dos colombianas por atentar contra la seguridad interna del Estado ecuatoriano.

Las mujeres fueron heridas durante el bombardeo colombiano del 1 de marzo de 2008, y salieron de Quito hace varios meses bajo protección del gobierno nicaragüense.

Poco antes de que viajaran a Nicaragua, la Fiscalía ecuatoriana pidió prisión para las tres por su relación con el grupo guerrillero atacado por Colombia, acción que derivó en la ruptura de relaciones diplomáticas entre Bogotá y Quito.

Morett, en una versión libre, “se declaró totalmente inocente”, pero después aparecieron videos (...) y ahí acepta ciertos contactos” con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), señaló Pesántez al canal Ecuavisa.

El fiscal reconoció que la mexicana le mintió, y culpó a un juez ecuatoriano de no haber procedido a tiempo con la orden de captura para evitar la salida de las tres implicadas.

Estudiante de filosofía de 28 años, Morett ha negado cualquier relación con las FARC, y ha justificado su presencia en el campamento clandestino que tenía ese grupo en Ecuador como parte de una tesis que venía realizando sobre arte revolucionario.

De ser hallada culpable, la mexicana puede enfrentar una condena de por lo menos cuatro años de prisión.