Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Magistrados, jueces y abogados se coluden para poner en la calle a violadores de niños y niñas en Granada, según lo denunciaron padres con hijos abusados sexualmente y que clamaron a las autoridades policiales y al Ministerio de la Familia, que intervengan para detener la impunidad con que actúan los violadores en esa ciudad.

“Nadie se imagina la rabia que vivimos los padres cuando nuestros hijos son abusados y los responsables andan libres en busca de otra víctima”, aseguró la señora Sandra Pérez, miembro del movimiento de padres con hijos abusados sexualmente.

El movimiento de padres urgió que las instituciones del Estado intervengan para detener las alarmantes violaciones que sufren niños y niñas de Granada, pero también la facilidad con que salen los violadores, gracias a resoluciones judiciales o a la poca actuación del Ministerio Público.

Los padres de las víctimas no descartan iniciar una huelga en la sede de los juzgados de Granada para llamar la atención sobre la impunidad en el caso de los violadores, “si la Policía no actúa buscaremos a los violadores para lincharlos”, advirtió la señora Pérez.

Andrés Escudero, miembro del movimiento de padres con hijos víctimas de abusos sexuales, lamentó la falta de justicia en el caso de las víctimas de violaciones. “Tenemos año y medio de ayudar a las víctimas de violaciones, durante todo ese período sólo dos violadores fueron condenados, de ellos sólo uno está preso, el otro salio libre por supuesta enfermedad”, aseguró.

Escudero señaló que los funcionarios de la Comisaría de la Mujer manejan 30 denuncias mensuales por abusos sexuales contra mujeres, niñas y niños.

Para los denunciantes, la impunidad reinante en Granada pone en peligro a los niños, niñas y a las mujeres. “Están poniendo en la calle a violadores que vuelven delinquir”, señaló Escudero.


El retrato de la impunidad
Un ejemplo clásico es el del sujeto Humberto José Herrera Gutiérrez, alias “El Gato”. Este sujeto violó, mató y luego lanzó a una letrina a una niña de siete años en la comunidad El Madroño de Granada.

“El Gato” tenía antecedentes de violador, en 1998 fue acusado de violar a una mujer, pero recibió sobreseimiento provisional, y en 2005 violó a su propia hermana y salió con un veredicto de no culpabilidad otorgado por un jurado de conciencia, tres años después violó y mató a otra víctima.