•  |
  •  |
  • END

El vicepresidente Jaime Morales Carazo puso en duda la validez y el sustento jurídico de la sentencia que el pasado viernes dejó en libertad al ex presidente Arnoldo Alemán Lacayo, al afirmar que si éste es inocente de los delitos de fraude, peculado y malversación que se le imputaron, entonces los al menos 80 millones de dólares sustraídos al Estado de Nicaragua “tienen que estar en algún lugar”.

“Esto (la liberación de Alemán) hay que verlo con gran realismo. Se pudo haber declarado que todos son inocentes, y si todos fueron inocentes, ¿en dónde está la plata que dicen que se robaron?”, dijo el vicemandatario, tras finalizar un evento en las instalaciones de la compañía Tip Top Industrial S.A. la tarde de ayer.

“Ese es uno de los grandes misterios de la magia de la política nicaragüense. Si todos fueron inocentes, y nadie se robó un centavo, esa plata tiene que estar en algún lugar. A lo mejor está en otra guaca escondida. Yo no sé”, dijo sonriente el dignatario, quien además es padrino de bodas de Alemán Lacayo.

El ex presidente Alemán fue condenado a 20 años de cárcel por haber defraudado al Estado de Nicaragua, durante su administración (1997-2001), por más de 80 millones de dólares.


Nada sucede al azar
Cuando se le preguntó a don Jaime si la salida de Alemán era una concesión otorgada por el Frente Sandinista a cambio de la mayoría en la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, respondió: “Yo no comento de lo que “dicen”. Hay muchas cosas, muchos decires, y muchos rumores en torno. Pero sí en Nicaragua, obviamente, nada sucede al azar, fácilmente. Ni nada surge espontáneamente”.

Tocando el ámbito económico, el vicepresidente reconoció la dura crisis económica que depara 2009 para los nicaragüenses.

Instó analizar la crisis con “objetividad” y “con los pies en el suelo”, porque “la situación económica que se avecina, es una situación difícil”.

Y enfatizó la necesidad de reestablecer a la mayor brevedad, la cooperación externa, recortada en más de 130 millones de dólares el año pasado, como consecuencia de la inestabilidad política desatada tras las graves denuncias de un fraude en las pasadas elecciones municipales.

Sus declaraciones se dieron tras finalizar la inauguración de una nueva bodega destinada para almacenar productos congelados, en las instalaciones de la compañía Tip-Top Industrial S.A.