•  |
  •  |
  • END

WASPAM, RÍO COCO

Mientras las calles de la comunidad de Waspam se encuentra tomadas por efectivos del Ejército y fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional, el Consejo Pastoral se reunió de emergencia con los distintos partidos políticos, la Policía y el Ejército con el objetivo de buscarle una salida pacífica a la crisis que atraviesa el municipio.

El cura católico Floriano Ceferino lamentó la grave situación que atraviesa el municipio, y dijo que la única y la mejor salida a la crisis es el diálogo, razón por la cual habían invitado a todas las partes, pero tristemente los únicos que no llegaron fueron los representantes de Yatama.

César Paiz, miembro de la comisión electoral del partido rojinegro, manifestó que nada se podía hacer si los que estaban provocando el desorden no se habían presentado, refiriéndose a Yatama.

También señaló que ellos habían sido muy tolerantes, responsables y pacientes con el fin de evitar enfrentamientos entre simpatizantes de ambos partidos y por ello consideró indispensable el papel de la iglesia en el diálogo.

Por su parte, Stedman Fagot, en representación del gobierno de la república, dijo no tomar ninguna acción contra los que lo acusaron de muchas maneras por la radio local y amenazaron de muerte a su hija.

“Estoy dispuesto a sacrificar todo, no dar lugar a los insultos y a las amenazas con el fin de que se restituya la paz en el municipio de Waspam y sus comunidades”, expreso el líder indígena, miembro del gabinete.


Temen ataque a alcaldía
El candidato declarado ganador por el Consejo Supremo Electoral, José Osorno, decidió no desarrollar ninguna actividad de celebración para evitar posibles enfrentamientos, ya que en ambas partes los ánimos están caldeados y podría resultar muy peligroso.

El Consejo Pastoral decidió al final de la reunión, encontrarse de forma separada con los dirigentes de Yatama para convencerles a desistir de las amenazas y resolver las cosas por la vía pacífica.

Los pastores coincidieron en que el problema de fondo en los constantes enfrentamientos en la región tiene que ver con la guerra vivida en la pasada década de los ochenta.

El sacerdote Ceferino consideró que aún se está a tiempo para que el gobierno, a través de la instancia correspondiente, brinde la atención psicológica necesaria.

Hasta anoche, la situación de tensión que se vive en Waspam era obvia, bastaba con salir a las calles y ver a tantos militares a pie y en vehículos patrullando la ciudad.

Las autoridades militares han dispuesto de un mayor dispositivo de seguridad en las instalaciones de la Alcaldía, la que han amenazado con quemar los simpatizantes de Yatama que reclaman por una revisión de las actas de cada Junta y de las boletas utilizadas.

La jefatura de la Policía envió ayer a Waspam setenta policías antimotines más para reforzar la seguridad. Para hoy está prevista la llegada del segundo jefe de la Policía Nacional, Horacio Rocha, quien entre sus planes tiene previsto reunirse con los representantes de los partidos en conflicto.