•  |
  •  |
  • END

Costa Rica

La suerte y las buenas noticias siguen acompañando a Yurelia y Fiorella. Su papá, José Luis Rocha, confirmó que las niñas separadas del tórax, hígado y una aurícula del corazón, el pasado 12 de noviembre, fueron dadas de altas el martes.

“Ellas están muy bien y todos estamos contentos. Los médicos están satisfechos de la recuperación y es probable que hasta finales de febrero o inicios de marzo retornen a Costa Rica”, comentó en un pasillo del Consulado de Nicaragua en San José.

Rocha tramitaba el pasaporte de su hija, Cynthia, para que viaje a California a ayudar en el cuido de sus hermanas.

“Yo me vine el 6 de diciembre, no me podía quedar más tiempo porque tenía que venir a cuidar al resto de hijos y a trabajar, por eso es que queremos enviar a Cynthia para que ayude a María (mamá de las niñas)”, indicó.

La noticia de que Yurelia y Fiorella dejaron el Hospital Infantil Lucile Packard también fue confirmada por el cirujano tico Carlos Esquivel a un rotativo local.

“Yo entiendo que el plan es mantenerlas aquí cerca por un período de seis semanas para seguirles dando rehabilitación. Si siguen las cosas de acuerdo con este plan, probablemente van a regresar a Costa Rica en febrero”, declaró.

El padre, de origen nicaragüense, dijo que junto a María Elizabeth Arias está en un albergue de “Ronald McDonald”, y que está muy agradecido de la Fundación Mending Kids Internacional, que asumió los gastos de pasajes y de hospedaje; mientras los médicos donaron su tiempo y la atención.

“El Consulado nos está ayudando a tramitar rápido el pasaporte, porque Cynthia tiene que ir. Toda ayuda es buena aunque tengamos que pagar. A nosotros no nos han dado ninguna cortesía, sólo agilizar el trámite”, aclaró Rocha.

Sin embargo, adujo que en la Embajada nicaragüense en Costa Rica, siempre “nos han
tratado bien”, y que es buena noticia saber que la sede está interesada en apoyar cuando las niñas regresen al país.

“Vamos a necesitar de mucho apoyo en el proceso de recuperación de ellas. Los médicos dicen que puede durar unos cuatro años y Dios quiera que todo siga saliendo bien”, sostuvo el papá de las niñas.


leonelmen@gmail.com