•  |
  •  |
  • END

El periodista sueco Peter Torbiornsson pretende reabrir las investigaciones sobre el atentado contra Edén Pastora que dejó como resultado la muerte de varias personas, entre ellas tres periodistas, y lesiones en otras 22, hecho ocurrido en mayo de 1984 en la comunidad La Penca, ubicada en la zona fronteriza entre Nicaragua y Costa Rica
En su primer paso este año, en lo que llamó la búsqueda “de justicia y castigo a los culpables”, Torbiornsson acudió a la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, su intención es denunciar al cubano Renán Montero, ex jefe de la inteligencia del gobierno sandinista; a Tomás Borge, ex Ministro del Interior, y a Lenín Cerna, ex jefe de la Seguridad del Estado como autores del hecho.

“Los culpables están aquí y nunca han dicho nada”, dijo Trobiornsson, quien reconoció que además de la búsqueda de castigo para los culpables del atentando, también persigue satisfacer “una necesidad personal”.

El periodista sueco reveló en una entrevista concedida a EL NUEVO DIARIO, en abril del año pasado, el vínculo de los entonces funcionarios sandinistas en el atentado contra Pastora, que causó la muerte de tres periodistas y lesiones en 22 personas más, incluido el propio Pastora.

En esas declaraciones reconoció que fue él, a solicitud de un comandante sandinista, quien introdujo al autor del atentado contra Pastora en Costa Rica. “Nos habían utilizado como ‘conejillos de indias’ para hacer un crimen con indescriptible brutalidad y torpeza”, declaró entonces el periodista sueco.

Torbiornsson acudió al edificio de Plaza El Sol para interponer su denuncia contra Borge, Cerna y Montero, pero no logró su objetivo en tanto le orientaron que buscara a Auxilio Judicial para hacerlo.

“Los culpables se están escondiendo”, dijo Torbiornsson, quien señaló que hay otros periodistas sobrevivientes del atentado que están trabajando para averiguar que pasó y el porqué del atentado.

“Soy el eslabón, el único testigo que puede hablar, y necesito hacerlo mientras este vivo”, dijo el periodista, quien no descartó la posibilidad de que lo maten. “Hay gente corrupta que no tiene escrúpulos éticos ni morales”, quienes según Peter Torbiornsson, “van a tratar de ensuciar mi reputación, pero lo que digo es la verdad que ha estado oculta”.