•  |
  •  |
  • END

El experto fiscal, Julio Francisco Báez, señaló que entre las medidas de ahorro que anunció el martes el presidente Daniel Ortega faltaron políticas de ingreso sobre cómo el Estado puede recaudar más. Sin embargo, dio el beneficio de la duda para que acciones de ese orden estén incluidas en el decreto que oficializará lo anunciado por Ortega y que, según dijo, se publicará “en los próximos días”.

Para Báez es preocupante que el mandatario haya anunciado que el sistema fiscal se mantendrá intacto, pues significa “que el régimen tributario de Nicaragua lo declara este gobierno intocable por el momento”.

“¿Cómo es eso que se mantiene inalterable el sistema tributario? ¿Y dónde están las medidas de ingreso? ¿Cómo recaudar más?, cuestionó el experto al respecto. ¿Cómo recaudar más si hay un sistema obsoleto, injusto, con inequidad, donde pagan menos los que tienen más y viceversa? Si me decís que como régimen no lo vas a tocar, ¿qué vas a tocar, entonces?”, cuestionó.

Entre las medidas que según Báez deberían haber sido anunciadas por Ortega, está la revisión de los procedimientos administrativos mediante los cuales se otorga exoneraciones sin suficiente base legal, así como la formación de recursos administrativos para “recaudar con calidad”, lo cual significaría un ahorro de millones de córdobas, pues “se estarían normando la reglas del juego”.

“Esas normativas del Código Tributario que son obligación del Ejecutivo emitirlas, tienen que formar parte de este paquete (…) quiero y creo que van a estar ahí”, expresó.


Sustituir reformas tributarias por diálogo
Este experto fiscal sostiene que el tiempo para reformar el Código Tributario para hacer más justo y eficiente el sistema fiscal ya se le pasó a este gobierno, puesto que “ese cambio necesita de dos condiciones: legitimidad y voluntad para hacerlo”. “Y este gobierno no da muestras de estar convencido de que esa es la reforma que debe de hacer”, agregó.

Por ello, Báez propuso “que las reformas tributarias sean sustituidas por un proceso concertación fiscal bajo el liderazgo del Ejecutivo”. Es decir, un diálogo entre instituciones del Estado y del sector privado, donde se ponga sobre la mesa que uno de los factores de gobernabilidad más importante es lo fiscal”. Báez explicó que esa concertación fiscal consiste en hablar sobre “cómo están las exoneraciones en Nicaragua en los últimos diez años, cuáles exoneraciones se justifican y cuáles no, dónde hay inequidad en la recaudación, cómo está comportándose el Impuesto sobre la Renta (IR), quién está aportando más, las empresas o las personas naturales, los asalariados o los trabajadores por cuenta propia, qué está ocurriendo con los subsidios”.

“No hay una evaluación del comportamiento fiscal en Nicaragua en el sentido de las deficiencias que tiene… (y) la concertación fiscal tiene que anteceder a una reforma tributaria”, señaló.

Báez insistió en este diálogo fiscal como una expresión de gobernabilidad.