Nery García
  •  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega, a través del decreto número 01-2009, ordenó el retiro de la intervención que desde el 24 de septiembre del año pasado, había mantenido sobre las instalaciones de la empresa Tropigás de Nicaragua S.A., cuando dictó el decreto número 53-2008, con el pretexto de asegurar la importación y comercialización de gas licuado en el país.

“Se decreta el Cese del Estado de Emergencia Económica del Suministro de Gas Licuado de Petróleo en todo el Territorio Nacional”, se lee en el artículo uno del decreto que fue publicado en el diario oficial La Gaceta, el pasado 20 de enero. Sin embargo, esa disposición fue tomada por el mandatario desde el pasado seis de enero, según se lee en el documento.

“Se instruye al Instituto Nicaragüense de Energía (INE) que cese la intervención que recayó sobre todos los bienes afectos al proceso de importación y comercialización de gas licuado de petróleo de consumo nacional, pertenecientes a la Empresa Tropigás de Nicaragua, S.A.”, reza el artículo dos del decreto, en donde también Ortega ordena a las autoridades del ente regulador “adopte las medidas pertinentes”.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer cuáles eran esas “medidas pertinentes” a la que se refiere Ortega, al querer consultar al titular del INE, David Castillo, pero como de costumbre no contestó nuestras llamadas ni mensajes.

Asimismo, intentamos conocer la versión de los personeros de Tropigás, pero Hazel Garay, divulgadora de esa empresa, dijo que la única persona que estaba autorizada para dar declaraciones oficiales al respecto era Walter Calderón, Gerente General de esa compañía, sin embargo, no se encontraba en el país.


Antecedentes
A mediados de septiembre del año pasado, el titular del INE denunció a los personeros de Tropigás de “chantajear” con desabastecer el mercado nicaragüense si no les aprobaban un alza del ciento por ciento en la venta de cilindros, según una carta que le envió el gerente general de esa gasera.

El 24 de septiembre de 2008, Ortega leyó a través de una radio oficialista el decreto 53-2008, en donde faculta al INE a ocupar por un período de seis meses a la empresa Tropigás, con el propósito que se encargue del proceso de importación y comercialización de gas licuado, y así garantice el suministro de ese producto a los hogares nicaragüenses.

Sin embargo, el seis de enero pasado, Ortega junto a sus ministros ordenó el “cese” de la intervención. Es decir, que el período de intervención duró menos de cuatro meses.