•  |
  •  |
  • END

Una verdadera bomba de tiempo es lo que almacenaba un acopio de chatarra en el barrio San Sebastián.

Más de 5 mil municiones de alto calibre fueron clasificadas por agentes de la Dirección de Operaciones Especiales, quienes se presentaron para evitar ocurriera una tragedia de gran envergadura.

La tranquilidad de quienes habitan del Cosep media cuadra al este, fue interrumpida ayer en la madrugada por una fuerte explosión en la que se vio involucrado el vigilante Paulino López Aguilar, de 46 años, quien manifestó que quedó “dundo” después de la detonación, pero fue gracias a esa explosión que vecinos alertaron a los agentes policiales.

“Estaba acostado… me levanté de un solo y no sabía dónde estaba, me daba vuelta todo”, aseguró López.

Uno de los agentes policiales dijo que, efectivamente, la manipulación del TNT afortunadamente no resultó en una verdadera tragedia, ya que éste a pesar de estar enterrado no pierde las propiedades.

López resultó con lesión en el dedo índice derecho y quemaduras de primero y segundo grados en la mano; fue atendido por miembros de la Dirección General de Bomberos.

Engañó a dueña de acopio
Según doña Mercedes del Carmen Herrera Carrasco, de 44 años, quien se encuentra bajo proceso investigativo, Sergio Antonio López Álvarez fue quien le vendió las municiones, y ella desconocía que se tratara de algo peligroso.

Pagó entre 25 mil y 30 mil córdobas, ya que compró 182 quintales que iban en 54 sacos.

Asimismo, dijo que al momento de llegar a ofrecerle el material, le enseñó desechos que nada tenían que ver con lo que encontraron los agentes de la Dirección de Operaciones Especiales.

Sergio López ya fue capturado por oficiales de la Primera Delegación de Policía, en su casa ubicada en Altos de Motastepe. Hasta la tarde de ayer la Policía Nacional esperaba que el Ejército de Nicaragua llegara a traer las municiones.

Por su parte, el inspector Holman Pacheco, oficial de Auxilio Judicial de la Segunda Delegación de Policía, manifestó que se investiga la procedencia de las municiones, ya que todo hace indicar que Sergio López se las compró a otra persona.

“Estamos investigando la cadena para saber de dónde provino todo este peligro”, reiteró Pacheco.

Las municiones
Proyectiles perforantes 254
Proyectiles de 60 milímetros 1,030
Mortero de 82 milímetros 78
Ojivas de mortero 3,609
Carga impulsora 53
Proyectiles de 105 milímetros 4
Granadas de 60 milímetros 548
AGS 7 (Araña) 29
Fulminantes de 105 milímetro 3
Ojiva de RPG7 1
Proyectiles antiaéreos 2
Cabeza de obús 3