•  |
  •  |
  • END

La primera comisionada Aminta Granera brindó ayer un cordial recibimiento a la décima promoción de cadetes que se sumó a las filas de la Policía Nacional, no si antes recordar a los egresados el respeto que le deben a la Constitución y a las leyes, y que ingresan a una institución apartidista, no deliberante, subordinada al poder civil, y al servicio de todos y todas las nicaragüenses.

El acto de graduación de hombres y mujeres cadetes de la Policía contó con la presencia del presidente Daniel Ortega y de la primera dama Rosario Murillo, también asistieron representantes de los poderes Legislativo, Judicial y Electoral, entre otros invitados especiales.


10 promociones
“Con este contingente de 27 hombres y mujeres cadetes que se gradúan hoy, la Policía Nacional cumple 10 años continuos de ingresar a sus filas oficiales egresados de nuestro instituto de enseñanza superior, la Academia de Policía ‘Walter Mendoza Martínez’”, dijo Granera.

Además, estos nuevos agentes policiales se convirtieron ayer en la primera graduación de licenciados en Ciencias Policiales. Antes egresaban con el título de Técnicos Policiales.


No discriminación, pero rigurosa preparación
“El riguroso proceso de selección de los candidatos a ingresar en la Academia de la Policía, por una parte, y por otra los cuatro año de estudios que combinan la teoría y la práctica; la formación general con la específica en las ciencias policiales; la preparación física y las artes marciales con la capacidad analítica; los valores patrios, con la doctrina y ética policial, constituyen una de las principales expresiones del profesionalismo y de la fortaleza institucional de la Policía Nacional”, agregó.

Luego, Granera recordó a los nuevos miembros de la institución, que en un futuro los jefes y jefas de la Policía Nacional surgirán de estas promociones de jóvenes cadetes, 315 en total, que ahora forman parte de la escala de oficiales de la institución policial, lo que igualmente los compromete.

“Esas mayores y mejores capacidades y destrezas que ustedes recibieron en la Academia de Policía, no les pertenecen, ni son de ustedes mismos. Le pertenecen al pueblo de Nicaragua, y ustedes deben devolvérselas en una mejor atención y servicio a nuestro pueblo”, expresó.


Etapa de mayores sacrificios
Según Granera, estos nuevos cadetes inician una etapa que exige de su parte mayores cuotas de sacrificios por el nivel de profesionalismo alcanzado por la institución.

“Hoy (ayer) ustedes ingresan a una Policía Nacional fuerte y digna, ingresan a una institución respetuosa de la Constitución Política y de las leyes; ingresan a una institución apartidista, no deliberante y subordinada al poder civil; ingresan a una institución al servicio de todos y todas las nicaragüenses”, refirió.

En ese sentido, les dejó claro que “es su obligación fortalecerla, es su obligación enaltecerla, empalmando las noches con los días, trabajando sin tregua, sacando fuerzas de donde no existan, entregando sus vidas si fuese necesario para garantizarle a Nicaragua mejores niveles de seguridad”. Finalmente, Granera extendió felicitaciones de forma muy especial al inspector Allan Javier Torres Gutiérrez, por haber alcanzado el primer expediente de esta promoción; a la inspectora Esther Muñoz Castellano, segundo expediente, y al tercer expediente, inspectora Lucy Tercero Mendoza.