•  |
  •  |
  • END

El titular del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, aclaró que mantendrán el nivel de Reservas Internacionales que está comprometido en el programa económico con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque al mismo tiempo destacó que si ese nivel se sobrepasa, sí podrían echar mano de esos recursos.

En días recientes Bayardo Arce, asesor económico del Presidente de la República, Daniel Ortega, mencionó la posibilidad de utilizar esos recursos para términos de sostenibilidad presupuestaria.

Sin embargo, Rosales dejó entrever que de entrada, la meta es honrar el compromiso del país con el FMI.

El Ejecutivo, en el marco del programa descrito, debe garantizar en reservas lo equivalente a 2.1 veces la base monetaria.

“Nosotros vamos a cumplir con eso, y si en las reservas existiera la necesidad de tomar algunas medidas, las vamos a tomar, siempre y cuando se respete el compromiso de mantener en reservas, dos veces la base monetaria”, expuso Rosales.


BCN da confianza
Las reservas incluyen los depósitos e inversiones externas del BCN. Para los expertos en el tema, éstas garantizan, entre otras cosas, la estabilidad del tipo de cambio, y, por consiguiente, en la medida en que son sólidas, dan mayor certidumbre en la estabilidad macroeconómica y más confianza crediticia.

Javier Meléndez, Director Ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), mencionó a EL NUEVO DIARIO que hay confianza en la posición que muestra el funcionario del Banco.

“Así como esta operando el señor Rosales da confianza, porque él está en un diálogo directo con el FMI y estoy seguro de que él no está dando pasos que impliquen un manejo ingobernable de la situación económica”, valoró.

Meléndez, a su vez, dijo que tal como van las cosas, lo que se observa “es que el BCN se va a apoyar mucho en el Banco Mundial, BM y FMI para mantener un buen nivel” en el indicador.

“Perdemos todos”

El titular del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, insistió en que la disminución de la cooperación internacional afectará, sin duda alguna, el nivel de vida de los nicaragüenses.

“Con eso quienes pierden (con la reducción de la cooperación) no somos los funcionarios de Gobierno, los que perdemos somos todos los nicaragüenses”, insistió.