Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La posible liberación de Eugenio Hernández, quien hace cuatro años acabó con la vida de la corresponsal del diario La Prensa, María José Bravo, ha sido recibida entre la comunidad periodística como una verdadera “falta de respeto y muestra de canibalismo”, de los magistrados liberales de la Corte Suprema de Justicia.

Eugenio Hernández, antiguo alcalde de El Ayote, disparó contra la periodista María José Bravo, el pasado 9 de noviembre de 2004, mientras ésta realizaba su trabajo en la entrada del Instituto Nacional “Josefa Toledo de Aguerri”, en Juigalpa, que en ese entonces funcionaba como centro de cómputos.

Mercedes Rivas, presidenta del Colegio de Periodistas, dijo sentirse “impotente” ante la situación. “Estos magistrados son un asco, porque se supone que deberían velar por el cumplimiento de la justicia en el país, pero ¿cuál justicia?, ellos no conocen esa palabra. Aquí no hay seguridad para nada ni para nadie. Yo me siento manos arriba ante todas estas maniobras jurídicas que hemos presenciado los últimos días”, expresó Rivas.


APN y UPN
Para el presidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua, APN, Francisco Rivas Quijano, están llegando los tiempos en que los funcionarios públicos se quitan la careta y se dejan ver tal como son. “Ya no les importa que el pueblo se dé cuenta de que son unos sinvergüenzas, manipulan el Poder Judicial a su antojo, nos tratan como si ellos fueran los dueños del circo y nosotros los payasos. Ni los magistrados ni ningún político muestran respeto por los periodistas. Nosotros sólo queremos informar a la ciudadanía libremente y sobre todo sin miedos a represalias, pero en este país eso se ha vuelto imposible”, afirmó Rivas.

Según el presidente de APN, “los magistrados muestran una total falta de respeto hacia los periodistas que arriesgan sus vidas por llevar la información a los hogares, además de representar un canibalismo por querer que ande libre una persona que mata a sangre fría”. También hizo un llamado de protesta para que no se siga manipulando el sistema judicial y se acabe con los favoritismos políticos.

Elsa Gómez, Presidenta de la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, manifestó con una profunda pena y dolor su condena a este hecho que calificó de “catastrófico para la sociedad y sobre todo para la familia de María José Bravo”.

“Me golpeó fuertemente esta noticia, pensando en esa pobre madre y el hijo que han sido victimizados. Es una aberración y una grosería lo que pretenden hacer. La población se siente impotente ante este Poder Judicial que suelta a asesinos en vez de proteger a la población civil”, afirmó la presidenta de la UPN.

Gómez, también indicó que harán un llamado a todas las bases de la UPN, para estar atentos, y si Hernández llegase a salir libre, levantar una queja ante la Federación Latinoamericana de Periodistas, Felap, ya que éste es un acto que atenta contra la libertad de expresión.

Pero ésta no es la primera vez que un magistrado de la CSJ, formula un proyecto de sentencia para cambiar la tipificación del delito cometido por Hernández y, por consiguiente, beneficiarlo con una pena menor a la de su condena. Los ex magistrados liberales Ramón Chavarría y Nubia Ortega de Robleto, antes de dejar sus cargos, dejaron firmado el proyecto de sentencia a favor de Hernández.

Si esta vez se concreta o no la liberación del criminal Eugenio Hernández --que segó la vida de la joven periodista de 26 años, y dejó a un niño huérfano y a una madre enferma-- está en manos de la Sala Penal de la CSJ, recientemente manchada por uno de los tantos escándalos.