•  |
  •  |
  • END

De incompletas y poco confiables fueron señaladas por diferentes economistas, así como por defensores de los derechos ciudadanos, las medidas financieras que ha presentado el gobierno para hacer frente a la crisis económica provocada por la ingobernabilidad y los efectos externos.

Las disposiciones de ahorro y de reducción de gastos han sido recibidas como poco factibles para la población, ya que afectan a diferentes sectores que brindan servicios sociales. “Estas medidas van a perjudicar al sector de la salud, de la educación y de la Policía Nacional, ya que se reduce la compra de medicamentos y quedamos en un estado de indefensión al haber menos presupuesto para brindar una consulta eficiente. La educación va a ir en detrimento, y el recorte de presupuesto a la Policía creará más inseguridad ciudadana de la que ya somos víctimas”, opinó Marcos Carmona, Secretario Ejecutivo del CPDH.


Hubo derroche
Con respecto a las medidas de ahorro, Gonzalo Salgado, coordinador de la Red de Defensa al Consumidor, expresó que “si hasta ahora se están implementando, significa que ha habido derroche durante lo que va del gobierno, que desde un principio prometió austeridad”.

Salgado también pronostica un ambiente de angustia, ante la ola de desempleo provocada por las miles de personas que pensaban optar por un puesto en alguna institución pública, a la que ya es prácticamente imposible acceder.

“En nuestro país el ahorro debe ser una medida constante, no solamente en tiempo de crisis. Éstas, más que todo, parecen sugerencias, como quien dice: nosotros (el gobierno) vamos a hacer esto y ustedes busquen qué hacer por su cuenta”, concluyó Salgado.

Y aunque una de las disposiciones que más suena entre la sociedad es la del congelamiento de plazas de trabajo en el sector público, Luis Barbosa, dirigente de la Central Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar” (CST-JBE), defiende dicha medida. “La crisis está obligando al gobierno a tomar estas acciones, además, será sólo por un año. Pero esperamos que el sector privado también ayude”, dijo Barbosa, en un intento de restarle importancia a dicha disposición.

Pero para el economista Adolfo Acevedo, el único objetivo de dichas medidas es tener liquidez para asegurar el pago de la amortización de la deuda interna, ya que con la reducción de 62 millones de dólares en donaciones de apoyo presupuestario, se crea una brecha en el pago de esta deuda. “Sin duda alguna, el retiro de la cooperación internacional fomentó el crecimiento de nuestra deuda interna, ahora estas medidas vienen a tratar de hacerle frente”, añadió.


Las rezadoras son un gasto
Tanto dirigentes del CPDH, como de la Red de Consumidores y del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, concuerdan en que todas las personas que desde hace meses se mantiene en las rotondas --conocidas como las rezadoras, en una campaña de publicidad--, representan un gasto para el Estado.

“No tiene sentido financiero, económico ni ético mantener a ‘las rezadoras’ en las rotondas, así como continuar con esa campaña de ‘amor’, que involucra gastos excesivos, aunque se argumente que ése es un gasto del partido, porque implica un mal ejemplo en un país de miseria, al estar presumiendo de ser un partido súper millonario que tiene para derrochar, y eso no tiene fundamentos éticos”, aseguró Gonzalo Carrión, Director de Defensa y Denuncia del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.


Las causas políticas
Carrión también se refirió a las dietas y a los préstamos a funcionarios públicos, los que deberían ser cancelados, ya que no se sabe en qué se utilizan. “Pero no es solamente el Poder Legislativo el que se tiene que poner las manos en los bolsillos, también se debe acabar con las tajadas asignadas a los diputados que no sabemos cómo las gastan, porque no rinden cuentas a nadie”, expuso Carrión, quien señaló que las medidas son insuficientes de manera integral, porque “siempre se está buscando la forma de proteger a los más ricos, mientras el más empobrecido es el que ‘muerde el leño’, ya que continúa pagando los altos impuestos”.

Por su parte, el analista político Alejandro Serrano Caldera dice que estas medidas son apenas un arranque de buenas intenciones, pero insuficientes de manera integral. Asimismo, señaló que toda esta crisis que obliga a tomar estas disposiciones, no es más que el resultado de las acciones del gobierno.

“El fraude electoral, el discurso agresivo contra los cooperantes, el uso de un lenguaje de descalificación y en algunos casos de ultraje hacia los representante de la cooperación internacional, la violación de la Constitución Política, la emisión de decretos que no está dentro de las facultades del presidente, las acciones violentas tomadas antes, durante y después del proceso electoral, las represiones y hasta la misma apropiación de las calles y de las rotondas, todo, en su conjunto, es la causa del congelamiento y retiro de la ayuda económica”, aseguró el jurista.

Al parecer, la única salida que Serrano vislumbra para este duro año es que se restablezca el estado de derecho, que gocemos de una democracia fundada en la ley, que se respete la institucionalidad, así como los derechos individuales de las personas, y que exista seguridad jurídica, confianza y estabilidad en las instituciones del Estado, pero ante el curso que este gobierno ha tomado, es mejor acostumbrarnos a estas medidas de urgencia.