Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El movimiento de los llamados “No pago” hizo presencia en el municipio de Camoapa, Boaco, donde generó rechazo de parte de las instituciones crediticias radicadas en dicho lugar.

Mediante un comunicado conjunto firmado por varias instituciones financieras que brindan servicios de crédito, ahorro y remesas radicadas en Camoapa, se rechazó la presencia del movimiento “No pago”, y se acusó a los dirigentes de dicha organización de entorpecer el desarrollo económico de la zona y de afectar los créditos a sectores productivos.

De acuerdo con el comunicado, desde hace algunos meses, dirigentes del movimiento de “No pago”, provenientes del norte del país, han llegado al municipio de Camoapa y sus alrededores para promover la cultura de deuda, y supuestamente han presentado “continuas amenazas a funcionarios de las instituciones financieras, lesionando así el derecho a trabajar en paz y a la libre circulación de los ciudadanos”.

Según la versión de las instituciones denunciantes, entre ellas Asodenic, Cooperativa Camoapan, Fondo de Desarrollo Local, Fundación José Nieborowski y Prestanic, debido a las protestas del “No pago” y a las amenazas, han restringido los créditos a clientes nuevos y se han limitado a atender a los tradicionales.


Puertas abiertas
“Las instituciones financieras que atendemos a la micro, pequeña y mediana empresa acá presentes, venimos desarrollando una política de puertas abiertas con nuestros usuarios de crédito, ampliando las facilidades de pago en aquellos casos justificados que demuestren dificultades para honrar sus compromisos en las fechas pactadas”, dice el texto, donde se considera que en un año de crisis económica, “el clima de amenazas y cultura de No Pago, pone en riesgo el acceso al crédito”.

De acuerdo con las cifras de las instituciones, se han otorgado más de 300 millones de córdobas en financiamiento, beneficiando a más de 25 mil usuarios, atendidos a través de las redes de sucursales. Para crédito agropecuario se destina el 75 por ciento de su cartera, con un monto total de 225 millones de córdobas.

Más de 140 comunidades alejadas del casco urbano reciben financiamiento por parte de estas instituciones, a través de las cuales se reciben anualmente más de 57 millones de córdobas en remesas, y 160 familias dependen de los empleos directos que son generados por las instituciones financieras.


La otra cara
Domingo García, miembro del movimiento de protesta “No pago”, reconoció que las protestas de sectores campesinos y productores endeudados han llegado hasta Camoapa “y en todo el país, pero no andamos amenazando a nadie”.

“Nosotros vamos a pagar hasta el último centavo, vamos a estar en el último rincón del país donde existan financieras usureras, y vamos a protestar todo el tiempo hasta que se sienten a negociar con los productores y campesinos víctimas de estos lagartos.

No vamos a cesar en nuestra lucha por justicia”, expresó García.