•  |
  •  |
  • END

El alcalde Alexis Argüello nombró ayer a 12 directores de las diferentes dependencias de la comuna capitalina para llenar el vacío que dejaron un igual número de funcionarios de la administración anterior que con antelación presentaron sus renuncias a Nicho Marenco, antes de que entregara la gobernatura.

En la Dirección de Asuntos Legales designó a Salvador García Hernández; en el Programa de Titulación a Griselda Mairena; en la Dirección del Medio Ambiente a Mariana Mairena; en la Dirección de Urbanismo a María Isabel Parés; en la dirección de Limpieza Pública a Marlon Moncada; en la Dirección de Ornato a Bosco Martín Castillo Cruz.

En la Dirección de Relaciones Internacionales designó a Loyda García Obando; en el Registro Civil a José Ignacio Juárez Román; en la Dirección de Planificación a Juana Cecilia Vargas Bermúdez; en la Dirección Superior, en el Departamento de Adquisiciones, designó a Álvaro Portocarrero y en la Dirección General de Proyectos, a Rito José Siles Blanco.

También ratificó en la subdirección de Relaciones Públicas, a Michel Vega, quien durante la administración del ingeniero Dionisio Marenco ocupó ese cargo. El edil no hizo mención a la dirección de Patrimonio Histórico de la Alcaldía, cargo que desde la campaña se le asignó a Clemente Guido, ungido por la pareja presidencial, al punto que acompañaba las caravanas de Argüello, haciendo “la dos” con la mano en alto.


Edil conoce planos de nuevo hospital militar
Ayer, los generales Jaime René Darce, Director del Hospital Militar, y Orlando Talavera Siles, Director de Asuntos Civiles del Ejército de Nicaragua, visitaron al alcalde con el objetivo de explicarle los planos de la construcción del nuevo Hospital Miliar. El edificio se erigirá en los predios del antiguo Hospital El Retiro, detrás del edificio Banpro.

El General Darce manifestó que el mismo será de cinco pisos, y contará con una estructura para albergar todas las direcciones del centro y con capacidad para 440 camas, con entradas y salidas de emergencias. La inversión oscila en unos 62 millones de dólares, se pretende que este centro sea el mejor de Nicaragua.

El actual hospital militar fue administrado por la Guardia Nacional hasta 1979, y desde entonces pasó a poder del Ejército de Nicaragua.