•  |
  •  |
  • END

El Banco Mundial (BM) aprobó ayer una donación de 7 millones de dólares a Nicaragua para ayudar a enfrentar el impacto del aumento del precio de los alimentos, con nutrición escolar y con la expansión de la oferta de productos agrícolas.

Ese apoyo fue calificado anoche como “novedoso” y “oportuno” por expertos del sector económico local. De entrada, “podríamos decir que es nuevo y oportuno”, calificó, por ejemplo, el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), y ex funcionario del gobierno anterior, Mario Arana.

La donación se financiará por medio del Fondo de Respuesta a la Crisis de los Alimentos lanzada por el BM en mayo pasado. Apoyará al Programa Integral de Nutrición Escolar (PINE), que asiste a 263 mil niños y niñas en edad preescolar y primaria en 52 municipios de ocho departamentos locales, con altos niveles de pobreza, y será ejecutado por el Ministerio de Educación.

Además, impulsará el Programa Agroalimentario de Semilla (PAS), que atiende a más de 30 mil pequeños productores a través de entidades como el Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor).

PAS distribuye un paquete tecnológico de semillas certificadas, fertilizantes, capacitación y asistencia técnica a los beneficiarios en forma de crédito, que puede ser reembolsado en especie o en efectivo al final de cada ciclo agrícola.


Productores aliviados
Laura Frigenti, Directora del BM para América Central, mencionó en un comunicado que el primer programa, al menos, asegurará que los niños pobres de Nicaragua, cuenten con su almuerzo en la escuela. Entre tanto, dijo que la segunda iniciativa dinamizará la labor de los pequeños productores.

Joseph Owen, representante-residente del BM en Nicaragua, por su parte, planteó que “el proyecto contribuirá a la elaboración de otros importantes programas en el marco de la Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutrición”.

Entre estos programas señaló el desarrollo de un currículum sobre nutrición para estudiantes y maestros, y el diseño de herramientas y directrices para la prestación de servicios materno-infantiles por el Ministerio de Salud (Minsa).

“Esta ayuda es fundamental”

Arana apuntó que en un contexto crítico como el actual “la ayuda es positiva, buena y fundamental. Surge como parte de la iniciativa que el Banco está implementando en el marco de la crisis económica, y pone el dedo en la llaga desde muy temprano: incentivando la producción. Así que tendrá un buen impacto en la sociedad rural, en la comunidad campesina del país”, auguró.

El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Manuel Álvarez, subrayó, en tanto, que la donación es una “excelente noticia, porque PAS ayuda, principalmente, a los pequeños productores, y con la incertidumbre que hay con el crédito, considero que la donación permitirá impulsar al sector cuya incidencia en el PIB (Producto Interno Bruto) es del 27 por ciento”, especificó.

“Así que estamos contentos con la ayuda, y ojalá se sumen más, ojalá ese tipo de apoyo se duplique, se triplique”, puntualizó el líder agropecuario.