Lésber Quintero
  •  |
  •  |
  • END

El crimen del policía encubierto Rómulo García (Memo) quedó impune la noche del viernes, luego que los miembros del jurado de conciencia emitieran un veredicto de no culpabilidad en favor de los tres acusados del presunto crimen, lo cual cayó como un balde de agua fría para la Policía Nacional.

Los miembros del jurado sólo necesitaron de una hora para sacar el veredicto que los eximió de los delitos de asesinato, asociación ilícita para delinquir y lesiones.

Los tres eximidos fueron Luis Medina Amoretty, Rolando Siézar (Rula) y Gunter Antonio Guido Ortega, de 21 años. Ellos fueron señalados por la Policía y la Fiscalía de dichos delitos desde inicios de agosto, cuando se les acusó de haber participado en un intercambio de disparos entre dos bandas de narcotraficantes.

El hecho se dio el 28 de julio en la finca “El Madroñal”, ubicada frente el kilómetro 117 y 118 de la Carretera Panamericana.

Lo que pasó

La acusación señalaba que los tres antes señalados en compañía de Jefry Villagra y Víctor López se citaron con el agente encubierto y Ochoa Cisneros para realizar una transacción de droga, pero en el lugar se dio una confusión, donde no se sabe quién quería robarle a quién, y surgió la balacera en la que pereció Rómulo García, mientras que Ochoa Cisneros y Medina Amoretty resultaron heridos de bala.

El juicio por dichos delitos inició el tres de diciembre, pero fue hasta la noche del viernes que culminó a eso de las nueve de la noche, tras dos reprogramaciones.

La Policía en todo momento custodió los juzgados y a los miembros del jurado, pero al final los reos fueron dejados en libertad, y según uno de los miembros del jurado, que omitió su nombre, ellos no hallaban la hora de llegar al final de este proceso para dejar en libertad a los acusados, ya que no querían problemas.

Muerte de oficial a manos de narcos

El oficial que laboraba infiltrado en las filas del crimen organizado falleció el pasado sábado 28 de julio durante un intercambio de disparos en Las Lajas, Rivas. El oficial cayó en un enfrentamiento entre dos agrupaciones de narcotraficantes que se disputaban un cargamento de drogas, según de la misma Policía Nacional.

Apenas tres días después de su asesinato fue ascendido póstumamente a inspector, mientras el mismo presidente Daniel Ortega le otorgó la Medalla al Valor “Subcomisionado Juan Ramón Tórrez Espinoza”.

El oficial como agente encubierto dentro de las filas del narcotráfico era conocido con el seudónimo de Guillermo Avendaño.

Granera resaltó en su momento que muchos policías encubiertos han fallecido y debido a su trabajo, nunca han recibido el reconocimiento público para no afectar el trabajo que realizan, ni al resto de policías encubiertos dentro del crimen organizado.