•  |
  •  |
  • END

Con toda clase de insultos hacia los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, los alcaldes, vicealcaldes y concejales liberales electos, fueron juramentados ayer bajo la orquestación del ex presidente y ex reo Arnoldo Alemán Lacayo.


Los 37 alcaldes electos, con sus respectivos vicealcaldes y 380 concejales, aceptaron ser juramentados por los mismos magistrados del CSE a quienes llamaron “ladrones, roba votos”.

“Ladrón, cara de perro”

El acto oficial de juramentación, que estaba programado para comenzar a las 9:30 de la mañana, según un comunicado oficial, inició a las 12:00 del mediodía, con la entrada del ex presidente de Nicaragua Arnoldo Alemán. Inmediatamente después de su llegada, los magistrados del CSE ocuparon el estrado, mientras los alcaldes, vicealcaldes y concejales electos daban un furibundo recibimiento.


“Ladrón Roberto Rivas”, “cara de perro”, “roba votos” y otros epítetos que apenas se entendían, abundaron en medio del abucheo de los funcionarios que administrarán 37 alcaldías municipales del país.


“Esperemos que no sean ustedes los de las alcaldías robadas”, contestó Roberto Rivas a los reclamos de los presentes, y les dijo, a manera de advertencia, que aún no tenían las credenciales en las manos.


“Quiero hacer la aclaración, que para poder tomar posesión del cargo se requiere la juramentación y la credencial en la mano. La persona que está juramentada y no tiene la credencial en la mano no puede tomar posesión del cargo, así que por favor mantengamos el orden para cumplir con esto”, dijo Rivas con voz recia y el ceño fruncido.

Saludo a Alemán

Rivas también les recordó que nadie los estaba atrasando: “Ya nosotros hicimos la toma de posesión de la gran mayoría de los electos, así es que por favor un poco de respeto, si les parece”, expresó Rivas, y luego de concluir su regaño, saludó muy amablemente al ex Presidente de la República, Arnoldo Alemán.


Explicó que si los funcionarios electos decidieron asumir el cargo, quiere decir que están considerando que fueron legítimamente electos. “En política estamos acostumbrados a todas estas cosas”, agregó Rivas.


El ex presidente Alemán, que observó con el semblante serio la actitud de los nuevos funcionarios, aseguró a los medios de comunicación que la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, unida con el PLC, tienen más concejales que el Frente Sandinista, y le van a hacer la lucha a los orteguistas en las alcaldías, omitiendo que minutos antes ALN los apuñaló con las Comisiones en la Asamblea Nacional.

Suspende labores en el CSE de Sajonia

Debido a la juramentación de los nuevos funcionarios liberales, las labores del CSE ubicado en Sajonia, fueron suspendidas desde las 10 de la mañana hasta las 2:00 de la tarde.


Según explicó el guarda de seguridad de esa sede, todos los funcionarios estaban participando de la actividad que se realizó en el CSE de Las Palmas.


Sin embargo, una larga fila de ciudadanos se acumuló frente al CSE de Sajonia, cuyos integrantes esperaron más de cinco horas para ser atendidos, hasta que los trabajadores de la institución se reintegraron a sus labores, aunque la toma de posesión no duró ni 20 minutos.

Agresión a periodistas

Las calles del Consejo Supremo Electoral, CSE, de Las Palmas, en Managua, fueron obstaculizadas ayer para el acto de asunción de los nuevos funcionarios liberales electos; y los periodistas, que no cargan ningún tipo de armas, fueron impedidos a toda costa de realizar su labor periodística en plena vía pública.


Cuando los magistrados bajaron del estrado después de la fugaz juramentación, los periodistas los llamaron y trataron de alcanzarlos para obtener sus declaraciones, sin embargo, el cordón de agentes de seguridad que obstaculizaban la vía, impidieron a empujones y tirones el trabajo periodístico.


Los magistrados, que caminaban apurados para entrar a esa sede pagada por los contribuyentes, lograron ser alcanzados por un par de periodistas de medios radiales.


Roberto Rivas estaba brindando declaraciones a esos periodistas, y el equipo de EL NUEVO DIARIO explicó a los guardas de seguridad que se dirigían a hablar con el funcionario, sin embargo, periodista y fotógrafo fueron empujados, y ni los reporteros de los medios oficialistas se salvaron del maltrato.