Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Nieto del señor que vendió propiedad en 1988 a Dr. Salk, asegura que tiene documentos, aunque no explica por qué reclama hasta ahora.


Norteamericano vendrá en próximos días al país para demostrar que es el legítimo dueño
Luis Alemán
José Antonio Marenco Alguera negó las acusaciones que en su contra vertieron presuntos trabajadores de la finca Montevideo, ubicada en la comarca Miravalle, de Granada, quienes lo señalan de pretender robarse la propiedad que supuestamente le pertenece a un ciudadano norteamericano llamado Steve Salk.


Marenco Alguera se declaró propietario único de la finca Montevideo, según lo establece una declaratoria de heredero registrada el 20 de abril de 1988 de su papá, ya fallecido, José Francisco Marenco Flores, pero no muestra documentos que acrediten la propiedad a su papá.


Negó irregularidades en el secuestro judicial ejecutado por la juez suplente Donaí Meza Pérez, donde lo nombra como depositario de la propiedad desde el pasado 19 de diciembre de 2008.


“La jueza actuó apegada a derecho y a la ley”, aseguró Marenco Alguera, quien aclaró que fue nombrado depositario de la finca Montevideo porque “demostré con una declaratoria de heredero, ser el dueño único de la finca que me dejó mi padre”. Señalo que “no hubo ninguna irregularidad y me nombraron depositario porque soy el dueño”.


Afirmó que las acusaciones en su contra vertidas por presuntos trabajadores de la finca, son parte de una campaña de desprestigio montada por el administrador de la finca, el veterinario Augusto Cordón Morice y el abogado Joaquín Morales Salinas, a quienes acusa de querer “verdaderamente quedarse con la propiedad”.


Aclaró que cuando la judicial lo nombró depositario, nunca invadió la finca, y, por el contrario, con el apoyo del antiguo mandador, Alejandro Antonio Medrano Flores, procedieron a abrir las puertas de la bodega para levantar un inventario de todos los bienes que hay en la propiedad, lo mismo que del ganado.


Señaló que copias de ese inventario están en manos de la Policía Nacional de Granada, así como del señor Cordón Morice y del abogado Morales Salinas, representante legal del norteamericano.

Mandador renunció

Negó que haya llevado hombres armados con morteros a la finca, los que estarían supuestamente atemorizando a los trabajadores. “Cuando me declararon depositario en la finca no había nadie más que el mandador”, dijo Marenco Alguera, quien negó que el mandador con su familia hayan tenido que salir de manera violenta de la propiedad. Lo demostró con una constancia donde Alejandro Antonio Medrano Flores decide renunciar a su trabajo antes de la ejecución del secuestro judicial.


Negó vinculación de algún partido político en el conflicto de la propiedad, y aseguró que el único respaldo que ha recibido es el de los vecinos de la finca.


Pero no explicó por qué hace el reclamo transcurridos tantos años desde que la propiedad fue adquirida por un norteamericano, quien asegura la compró a su abuelo, fallecido en 1995.


En tanto, se conoció que el Dr. Salk llegará a Nicaragua en los próximos días, a fin de hacer valer los documentos que al parecer también certifican que compró la finca Montevideo al abuelo del señor que ahora aparece como heredero.