•  |
  •  |
  • END

RIVAS
Un operativo realizado la noche del lunes por fuerzas combinadas del Ejército y de la Policía Nacional, en Sapoá, Cárdenas, dejó como resultado la incautación de 68 kilos con 764 gramos de cocaína, 199 mil 820 dólares en efectivo, y la ocupación de un AK recortado, un revólver 38, y dos pistolas nueve milímetros.


En el operativo, denominado “Sapoá”, se logró la detención de cuatro rivenses y de tres chinandeganos que se movilizaban en dos vehículos y en una motocicleta.


Según la comisionada mayor y relacionista pública de la Policía Nacional, Vilma Reyes, el operativo se ejecutó en el marco del 30 aniversario tanto de la Policía como del Ejército. Señaló que los detenidos son los rivenses Ever Padilla Coronado, Anderson Rodríguez Solís, Bayardo José Areas --de 35 años--, Marcial Joel Talavera Zambrana --quien habita en Cárdenas--, y los chinandeganos Ricardo Carrión, de 25 años; José Alberto Cárcamo, de 34, y Germán Zúñiga, de 31 años.


El operativo se originó a raíz de la combinación de información de inteligencia que recabaron desde hace días tanto efectivos del Ejército como de la Policía, ya que así lo dieron a conocer tanto el jefe de la Policía departamental de Rivas, comisionado mayor Carlos Espinoza, como el coronel y jefe del IV Comando Militar del Ejército, Javier Salvador Martínez.

Les “caen” en el puente

De acuerdo con declaraciones de Martínez, desde el fin de semana se venía ejecutando el operativo “Sapoá”, y al conocer que la noche del lunes se haría el trasiego de drogas, lo ejecutaron en el puente que está sobre el río de Sapoá, en la entrada a la carretera que conduce a Cárdenas. En dicho lugar, efectivos de ambas instituciones detuvieron inicialmente a Padilla Coronado, quien venía de Cárdenas en una motocicleta en compañía de Bayardo José. A ambos se les señala de servir de “bandera”, para evitar el quiebre del cargamento de drogas que venía detrás de ellos, en un vehículo Toyota, placa M052-602, conducido por Anderson.


En dicho vehículo, la Policía encontró un AK recortado y tres bolsos en el asiento trasero, los cuales contenían 63 paquetes de cocaína con un peso final de 68 kilos con 764 gramos.

Otros se dan a la fuga

En el automotor también venían Talavera Zambrana y tres sujetos más, que se dieron a la fuga sobre una zona montañosa, y pese a que efectivos del Ejército los persiguieron y les realizaron disparos, al final no pudieron dar con el paradero de éstos.


Según el coronel Martínez, la mañana de ayer --martes-- volvieron al lugar para ver si daban con algunas pistas u objetos que hubiesen dejado abandonados los prófugos, pero no lograron encontrar nada.


Agregó que mientras los efectivos policiales se encontraban en el puente del río Sapoá --donde capturaron a cuatro rivenses e incautaron la droga--, otra patrulla móvil del Ejército lograba la captura de los tres chinandeganos que se movilizaban en una camioneta Chevy, placa 052-645, conducida por Zúniga, quien se hacía acompañar por Carrión y por Cárcamo.


Al hacer la requisa a dicho vehículo, los efectivos policiales y militares encontraron debajo de la parte trasera del asiento del conductor, una bolsa de plástico negro que contenía 198 mil 820 dólares.


Tras los quiebres, la Policía procedió a realizar allanamientos, producto de los cuales se logró la ocupación de tres vehículos. De este operativo podrían surgir tres acusaciones, ya que así lo dio a conocer la comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de Auxilio Judicial de la Policía Nacional: es ilícito el trasporte de drogas, asimismo, la tenencia ilegal de armas de uso restringido para el Ejército y para la Policía, y también el lavado de dinero.


No obstante, tanto representantes de la Fiscalía como de la Policía Nacional, trabajarían desde ayer en dicho caso para especificar detalladamente quiénes de los siete detenidos tienen que ver en cada uno de estos delitos.


Por otro lado, el jefe policial de Rivas también dio a conocer que han estado recibiendo llamadas y mensajes de amenazas por parte del narcotráfico. Esto, según el comisionado mayor Carlos Espinoza, con el fin “de intimidarnos y de evitar golpes contundentes, pero ésta es la repuesta a esas amenazas”, expresó, tras referirse al operativo “Sapoá”, que les dejo la primera incautación de droga, dólares y armas este año en Rivas.