•  |
  •  |
  • END

El gobierno de Estados Unidos donó ayer al Ejército de Nicaragua equipos y medios de transporte valorados en más de 400 mil dólares, al tiempo que anunció una serie de eventos de apoyo a las fuerzas militares en 2009, mientras, respecto del gobierno sandinista, el embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan, sostuvo que una parte de la ayuda se mantiene congelada mientras no se “resuelvan” las denuncias de fraude electoral.


“Impresionado” por los esfuerzos del Ejército en la lucha contra el crimen organizado, el diplomático estadounidense elogió la actuación de la Fuerza Naval nicaragüense y los logros alcanzados en el combate a los narcotraficantes que trasiegan la droga por aguas territoriales.


“Mis felicitaciones por su actuación, y, al mismo tiempo, quiero asegurarles que nuestro propósito es seguir brindando asistencia militar a los ejércitos amigos de la región, que comparten nuestros valores de democracia, respeto para el Estado de Derecho, control civil, y aquellos que se aferran a la Constitución con transparencia y servicio público”, dijo Callahan, ante el Comandante en Jefe del Ejército, Omar Halleslevens, quien estaba acompañado del Estado Mayor General.

Duros golpes a los narcos

La donación a la Fuerza Naval consiste en seis lanchas rápidas Zodiacs, seis lanchas pantaneras, tres generadores eléctricos, accesorios de rescates y equipos de comunicación.


De acuerdo con el reporte de datos de la Fuerza Naval en 2008, leídos por el contralmirante Santiago Estrada, jefe de la marina nicaragüense, más de 7,435 kilos de cocaína fueron capturados el año pasado, junto a 15 lanchas rápidas, 31 narcotraficantes y 179 armas de guerra.


“Estos resultados nos colocan como una de las primeras tres fuerzas navales más efectivas de Latinoamérica en lucha contra el narcotráfico”, expresó Santiago, con base en calificaciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos.


Como parte de la cooperación militar para 2009, el embajador Callahan anunció la llegada en febrero a Bluefields del barco catamarán HSV-2 SWIFT, cuya tripulación brindará entrenamiento a las fuerzas navales de Nicaragua.


Asimismo, se informó que en marzo el Grupo Militar de Estados Unidos acreditado en el país estará brindando atención médica a través de pequeños grupos de médicos militares, quienes estarán trabajando en Pueblo Nuevo, Estelí, y se continuará con el programa “Amistad Duradera”, que brinda entrenamiento y equipos al Ejército de Nicaragua.

Ayuda sí, pero…

Sobre la ayuda retenida a Nicaragua mediante la cancelación y revisión del programa Cuenta Reto del Milenio, por efectos de las denuncias de fraude en el pasado proceso electoral municipal de noviembre de 2008, el embajador reiteró que no dirá a los nicaragüenses “cómo resolver el problema de las elecciones”, pero insistió que a menos que eso sea resuelto, “nosotros vamos tener un problema con la Cuenta Reto del Milenio”.


Según el diplomático, a pesar de la crisis financiera que afecta a Estados Unidos, el gobierno de su país sostiene un programa de cooperación con los países amigos, como parte de un reforzamiento de la diplomacia norteamericana, pero advirtió que siempre se tomará en cuenta el respeto a los principios democráticos del país del Norte.


A juicio del embajador, muchos nicaragüense aún tienen desconfianza del proceso electoral pasado, y el gobierno no ha aclarado a esas dudas. Producto de esas denuncias, varios países --incluyendo Estados Unidos-- detuvieron su ayuda.


El gobierno ahora busca recuperar la confianza de los donantes y trata de descongelar el apoyo económico internacional.


“El punto básico es que los nicaragüense deben tener fe en sus procesos electorales, pero una vez que ustedes resuelvan el problema estoy seguro de que todos los países estarán muy ansiosos de proseguir con la ayuda internacional…”, dijo el embajador al ser consultado sobre las posibilidades de que retorne la ayuda suspendida el año pasado.