Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Problemas en la maduración del café por falta de lluvia provocaron una fuerte reducción en la cosecha del grano, lo que representa una disminución de entre 80 y 100 millones de dólares en divisas, confirmaron productores. La recolecta el año pasado fue de dos millones de quintales.

El problema del sector café fue planteado ayer por José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, y confirmado por los productores Roberto Bendaña y Freddy Torres, quienes dijeron que en algunas zonas la disminución de la producción llega hasta el 50 por ciento.

El productor Roberto Bendaña aseguró que para este ciclo productivo se había estimado una reducción en la cosecha cafetalera del 20 por ciento, algo normal después de un año de buena producción, pero que la disminución supera el 30 por ciento en Matagalpa y Jinotega, y en algunos lugares llega hasta el 50 por ciento.

Agregó que el problema no sólo lo está enfrentando Nicaragua, sino también países como Colombia y el resto de Centroamérica.

Por su parte, Freddy Torres, productor cafetalero y diputado, expresó que la baja en la cosecha significa una afectación tremenda para el productor, y que habría que considerar algunas políticas que le permitan seguir trabajando si en algún momento se ve imposibilitado de pagar sus compromisos.

Explicó que quizá se requiera algún arreglo con la banca para cada caso específico, ya sea con una reestructuración de la deuda o un compás de espera para la cancelación de la misma.

Sin embargo, dijo que espera que el precio del grano, que se ha venido recuperando en las últimas semanas, logre compensar el problema de la reducción en la producción.

Los productores aseguraron que, precisamente, esta disminución en la producción del grano en Colombia y Centroamérica, provocó temor en el mercado internacional e hizo que el precio del producto se elevara. Ayer cerró en 122.50 dólares el quintal en Nueva York.

La situación de la caficultura se suma a otros rubros que están enfrentando problemas en las exportaciones, como el camarón y la langosta, cuya demanda se cayó por la crisis económica mundial y la carne, sobre todo los cortes selectos, por la pérdida de capacidad adquisitiva de los consumidores en los países compradores.

Costos se elevan

Torres señaló que además de la drástica reducción de la cosecha de café, los costos para los productores del grano se han elevado considerablemente, por los altos precios que mantienen los alimentos y algunas políticas del gobierno, como la obligación de asegurar a los cortadores y el aumento del salario mínimo que los empresarios consideran excesivo.

Dijo que es ilógica la intención del gobierno de asegurar a los trabajadores cafetaleros, ya que se sabe que éstos trabajan de forma temporal y que el seguro no les cubre lo más importante, que es la salud preventiva.

Además, se preguntó qué se hicieron los recursos que el presidente Daniel Ortega aprobó en la “ilegal” reforma presupuestaria para la reparación de caminos productivos, ya que hasta el momento no se ha invertido nada en este tipo de obras, lo que ha afectado también la cosecha del llamado “Grano de Oro”.