•  |
  •  |
  • END

“No encontraron delito, pero el hacha todavía no la guardan”, fue la expresión, tanto de la representante del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, como del Centro de Investigaciones para la Comunicación, Cinco, ayer, en el Ministerio Público, al retirar la documentación y el material incautado en una investigación solicitada por el Ministerio de Gobernación, Mingob.

Juana Jiménez, como parte de una delegación de la organización de mujeres, expresó que fueron citadas para la entrega de los materiales y los documentos, sin embargo, aseguró que se mantuvo la hostilidad y el irrespeto por parte del fiscal José Abraham Rojas y del inspector general Armando Juárez, quienes beligerantemente efectuaron una serie de acciones contra varias organizaciones no gubernamentales, y sin elementos probatorios los fiscales los señalaron públicamente de lavado de dinero, desvío de fondos y hasta de traición a la Patria.

“Cuando llegamos, no fuimos recibidas por los fiscales encargados mencionados, y tuvimos que solicitar ver al fiscal general Julio Centeno Gómez, quien nos recibió amablemente en su despacho. Entonces debió utilizar su autoridad para que nos entregaran los 133 documentos privados y los 3 CPU incautados, designando a otra fiscal para asegurarse de la entrega de todo. Definitivamente, fue lamentable la actitud de las personas comprometidas partidariamente”, dijo Jiménez.

Alegó que hasta en horas de la tarde aún no habían revisado técnicamente los CPU, así que todavía desconocen si fueron entregados completos y en buen estado, o si todos los archivos permanecen en la memoria.

Sin delito, pero aún bajo amenaza

“No nos han comunicado oficialmente los resultados de la investigación, pero por lo públicamente entregado al Mingob, el disentir de una acción penal, significa que no hay hechos que constituyan delitos, lo cual evidencia y certifica que todos nuestros argumentos fueron reales y legales. Pero se mantienen con una mala intención de no cerrar el caso, y hacen una serie de afirmaciones que para nosotros siguen siendo muy temerarias, por manifestar el ánimo de seguir persiguiendo a la organización de mujeres”.

“Dejaron de hablar de lavado de dinero, de traición a la Patria y de apología del delito, pero ahora mandan al Mingob a intervenirnos administrativamente, además de señalarnos la posibilidad de caer en el delito denominado gestión abusiva. Pero ese delito es en el que incurre este gobierno, no sólo contra la sociedad civil autónoma, también contra los medios de comunicación, la libertad de expresión y el derecho de movilización”, dijo.

Funcionarios irresponsables

Mientras tanto, el abogado Boanerges Ojeda, asesor legal de Cinco, dijo que ya les entregaron una parte de los 15 mil folios y de los materiales incautados.

“Fue un acto irresponsable de estos funcionarios. ¿Que si se podrían tomar acciones legales contra el Estado por las falsas acusaciones incurriendo en injurias y calumnias? Desconozco qué decisión pueda tomar la directiva de Cinco, pero pareciera que hay una directriz del gobierno de no dar trámites a este tipo de acciones. Yo he introducido dos demandas contra el Estado, pero ninguna ha prosperado”, dijo el abogado.