Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Para compensar los 52 millones de córdobas que el Ejecutivo le quitó a la Corte Suprema de Justicia en la propuesta de Presupuesto para 2009, la Corte en Pleno decidió echar a andar este miércoles un plan de austeridad con el que pretenden ahorrar entre 50 y 60 millones este año.

El magistrado vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, dijo que las medidas darán al Poder Judicial la oportunidad de salir del saldo rojo en que se encuentra por deudas con sus acreedores.

Los 16 magistrados sandinistas y liberales decidieron mantener por todo 2009 el horario de trabajo de ocho de la mañana a una de la tarde en todas las dependencias del Poder Judicial, igualmente, eliminarán a los supernumerarios --cuya identificación quedó a cargo del Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial--, que presentará una propuesta a la Corte Plena en un plazo de 60 días, sobre los cargos que se puedan considerar supernumerarios.

Congelan todo

Los magistrados del supremo tribunal también congelaron las nuevas contrataciones, eliminaron los pagos por viáticos de alimentación, transporte e interinatos, y no habrá más vacaciones pagadas ni permisos con goces de salario.

En el caso de los viáticos para viajar al exterior --los cuales convirtieron a los magistrados en blanco de críticas por parte de los sindicalistas--, deberán ser autorizados por el Consejo.

Para ahorrar energía eléctrica, los magistrados enviaron una circular a los jueces recordándoles que deben cumplir con el horario de trabajo establecido, para que todos los juicios se hagan por la mañana y no haya necesidad de pagar horas extras al personal.

Mínima reducción de combustible

Otra medida importante que adoptó la Corte en Pleno, es la reducción del consumo de combustible hasta en un diez por ciento, que será extensiva a los mismos magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

La Corte también eliminó la política del pago de mantenimiento para vehículos, y la compra de llantas y baterías para funcionarios judiciales que eran subsidiados por el Poder Judicial.

“Se han congelado todos los incrementos salariales y tampoco habrá permiso con goce de salarios, entre otras medidas de ahorro”, apuntó Solís, quien señaló que todas estas medidas llevarán al Poder Judicial a una situación de solvencia en los próximos tres meses. El magistrado declaró a los medios de comunicación que tampoco habrá fiesta en el Poder Judicial, no se comprarán vehículos nuevos, no va a haber gastos de cafetería, y tampoco los magistrados seguirán almorzando alimentos preparados en un hotel capitalino, que, paradójicamente, llegó a dejarles el almuerzo ayer, después de dar a conocer las medidas de austeridad.