•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El recorte impuesto por el gobierno a la Policía Nacional es de 69 millones de córdobas, lo que obliga a la institución a tener un control exhaustivo en el manejo de sus recursos. Sin embargo, el dinero aún disponible se destinará a las actividades operativas para mantener la seguridad ciudadana, informó la primera comisionada Aminta Granera.

“Quiero decirles a los nicaragüenses que los recursos que tenemos van a estar orientados para prevenir la actividad delictiva, para mejorar nuestra capacidad de reacción y mejorar incluso nuestros niveles de seguridad”, prometió la directora de la Policía Nacional, quien reconoció el impacto que implica la reducción presupuestaria. La jefa policial cuestionó a organismos de la sociedad civil quienes alertaron sobre un incremento de la inseguridad ciudadana. “Que me lo demuestren con cifras” respondió para asegurar "que seguimos siendo el país más seguro de Centroamérica”.

Los efectos del recorte presupuestario en la Policía comenzaron a tener sus efectos, ya que la Policía Nacional tiene por costumbre realizar su reunión anual de mandos en el Hotel Montelimar, una encerrona de varios días en la que los mandos policiales definen las estrategias de la institución en materia de seguridad. Este año la reunión no será en ese hotel sino en las aulas de la Academia de Policía "Walter Mendoza", reveló la jefa policial, quien hará publico los resultados y divulgará el plan de seguridad que el presidente Daniel Ortega ordenó ejecutar a esta entidad.