Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La Superintendencia de Bancos autorizó a las instituciones del Sistema Financiero Nacional una serie de modificaciones en la línea de créditos para producción y adquisición de viviendas, que vendría a suavizar los requisitos para la obtención de préstamos.

Así lo anunció ayer brevemente el superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo, quien confirmó la aprobación de la Junta Directiva a los requisitos que los bancos exigen a los usuarios de créditos financieros de la banca privada.

Según Urcuyo, muchos de los bancos ya habían establecidos sus medidas y requisitos en la nueva situación económica del país, pero de todos modos las nuevas normas serán informadas a los bancos a partir de la próxima semana.

Una de las medidas que fue flexibilizada es la Normativa sobre Gestión de Riesgo Crediticio, que entró en vigencia el pasado primero de enero, autorizada por la SIB. Ésta establecía que previo a otorgar un crédito, los bancos debían solicitar información de los ingresos del cliente y consultar en la central de riesgo de la Superintendencia el conjunto de obligaciones financieras a cargo del cliente solicitante del crédito.

Si se confirmaba que el 40 por ciento de los ingresos del usuario estaban comprometidos, no se le otorgaban los servicios bancarios de crédito. Ayer la Junta Directiva modificó ésa y otras normas de créditos bancarios, que serán informadas al Sistema Financiero Nacional en la próxima semana.

Más para viviendas sociales

Una de las medidas adoptadas, de acuerdo con Urcuyo, es la de ampliar la línea de crédito para familias que opten por viviendas sociales, a las que se les permitirá un nivel endeudamiento que alcance hasta el 50 por ciento de la cobertura de sus ingresos.

Ésta era una de las medidas más solicitadas por la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), para dinamizar el mercado de la venta de viviendas sociales que el año pasado cayó más allá del 50 por ciento, debido a la crisis financiera que deprimió el mercado de la construcción.

Desde agosto del año pasado, varios bancos del Sistema Financiero habían restringido los créditos y endurecido los requisitos de acceso a los préstamos, como una medida de resguardo ante la crisis que ya afectaba al mundo.

“Esperamos que esas medidas sean informadas lo más antes posible a la banca, para empezar a trabajar en ese sentido”, dijo Alfonso Silva, presidente de la citada Cámara.

La medida también había sido solicitada por el gabinete económico de la Presidencia de la República, para dinamizar el mercado de la construcción. Según el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, en entrevista con EL NUEVO DIARIO, la construcción de proyectos de viviendas sociales será uno de los ejes del país para dinamizar el mercado y enfrentar la crisis financiera que ha obligado al Estado a recortar gastos corrientes en 2009.