•  |
  •  |
  • END

El margen del crecimiento migratorio de nicaragüenses hacia Costa Rica pasó del promedio estable del seis y 11 por ciento en los últimos años, al 25 por ciento en el primer semestre de 2008, según Martha Cranshaw, coordinadora de la Red Nicaragüense de las Migraciones.

“En los últimos años el margen de crecimiento migratorio de nicaragüenses hacia Costa Rica era entre el seis y el 11 por ciento, según las cifras de Migración y Extranjería. Los datos de 2008 no están actualizados, pero en los del primer semestre se muestra un incremento del 25 por ciento”, dijo Cranshaw, temiendo que las cifras de 2009 sean mayores.

Indicó que de acuerdo con los estudios realizados, la principal razón de esta migración es la búsqueda de empleo, ya sea en la agricultura, la construcción o el sector servicio. La selección de Costa Rica se resume en la oferta de empleo, mejor pago, la facilidad de traslado, los costos de viaje y a que hay muchos nicaragüenses en quienes apoyarse.

Cranshaw expresó que hasta el momento la cifra de nicas en Costa Rica es de 500 mil, pero se espera que la crisis también golpee fuertemente a ese país.

Sin políticas de empleo

“La fuga de capital humano es el reflejo de la situación nicaragüense por la falta de empleo y opciones, mientras, no miro una política audaz de traer nueva inversión distinta y no tan vulnerable como es la empresa de confección de ropa. Lo que más bien conocemos es que están cerrando algunas empresas”, expresó Sandra Ramos, Directora del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra”, MEC.

Señaló que la política nicaragüense de empleo está estancada, mientras no existe una política de reconversión ocupacional en los centros tecnológicos para los casi 20 mil desempleados por el cierre de cinco empresas el año pasado, a fin de que puedan capacitarse y ocuparse en otras áreas productivas.

“Sabemos que en estos momentos en la industria maquiladora están cerrando tres empresas más, entre éstas Koransa y YuYing, elevando en al menos 2 mil personas más el techo de desocupados. Lo que sucede es que con la crisis, nuestro principal mercado del norte está priorizando los alimentos y no la vestimenta. A esto se agrega el cierre de otras empresas, como Camas Luna, que cerró y mandó a la calle a sus trabajadores, quienes ahora demandan el pago de sus liquidaciones”, asegura Ramos.

La directora del Movimiento MEC dijo que el gobierno enfrenta grandes desafíos: elevar la productividad de nuestro país, exigir el mejoramiento de las condiciones laborales y cumplir con los derechos de la población.

Necesidad de
planes efectivos
Para Miguel Ruiz, representante de la Confederación Sindical “José Benito Escobar”, hay varios factores, entre éstos el desconocimiento del Plan Nacional de Desarrollo, y cuando no hay conocimiento existe incertidumbre en los trabajadores sobre su futuro.

“El gobierno tiene la gran responsabilidad de dar a conocer dónde generará esos empleos, algo que nosotros demandamos de manera inmediata. Otro factor es la crisis económica internacional y el desempleo que afecta a Nicaragua, el país más pobre de la región. Es cierto que están cerrando tres empresas y se habla de la posibilidad de que cierren cinco más por la contracción de la demanda del pueblo norteamericano por el producto producido en Nicaragua”, dijo.

Ruiz también comentó que si bien es cierto se habla de la venida de cinco empresas, la relación de la pérdida de empleo es mayor en estos momentos. Por eso han planteado una serie de demandas al gobierno, como la instalación de una comisión tripartita en Zona Franca para que empleadores, gobierno y sindicalistas busquen salidas a la problemática, pero hasta el momento no hay eco.

Fuga de mano de obra

El sindicalista dijo que en este sentido, cuando hay incertidumbre y desempleo, muchos optan por irse del país, no sólo hacia Costa Rica, también se está viendo Panamá como generador de empleos para el sector construcción, con la ampliación del Canal, que requiere mano de obra calificada. Otro país como destino laboral para nuestros técnicos es El Salvador.

Ruiz asegura que datos preliminares arrojan la cantidad de 200 mil nicas en ese país desarrollando actividades laborales en el sector servicio, comercio e inclusive actividades productivas. Según las cifras migratorias, se estima que con documentación en El Salvador hay al menos 100 mil nicas.

“Aquí todos debemos actuar de manera rápida y con eficiencia hacer las propuestas a la nación. Como sindicalistas demandamos un acuerdo nacional de las fuerzas productivas que contemple un plan nacional de inversiones en los sectores agropecuario e industrial, estabilidad laboral, respeto a las leyes laborales, mejoramiento de las condiciones de trabajo en el campo y la ciudad”, señaló.

También exigen un control de precios de los productos de la canasta básica, una reforma tributaria progresiva para que todos paguen impuestos de acuerdo a sus ingresos, además piden la instalación del Consejo Nacional del Trabajo y la participación de los sindicatos en el Consejo de Seguridad Social y en la Comisión Nacional de Zona Franca.

Riesgo país se ha elevado tres veces

Para José Adán Aguerri, Presidente del Cosep, otro gran problema para la inversión en Nicaragua es el nivel de riesgo país, o sea, la escala internacional que representa el grado de cumplimiento de los compromisos internacionales, así como el grado de riesgo para el capital, que en nuestro país se ha elevado tres veces para los inversionistas, lo que es negativo.

“Lo más preocupante es la velocidad con que este riesgo está creciendo, y eso aleja la inversión. En estos momentos hay una demanda de inversión en todos los países centroamericanos, y todos buscamos lo mismo, sólo los que muestren mayor estabilidad podrán obtener recursos para incrementar la producción”, aseguró.

Aguerri señaló que nuestro país debe ser consecuente y realista, generando en primer lugar la garantía de proteger el empleo formal que ya existe, lo cual se podrá hacer con medidas económicas correctas. En segunda instancia, hay que dar respuesta a la gente que no tiene empleo o que está en el sector informal, con la creación proyectos de construcción y la promoción del agro para la generación de empleos.