•  |
  •  |
  • END

Tania Sirias
La decisión del papa Benedicto XVI de levantar la excomunión a cuatro obispos lefebvrenianos se debió, según la teóloga Michelle Najlis, a que comparten sus ideas ultraconservadoras y autoritarias al interior de la Iglesia Católica. Además, dijo que esto no abonará al diálogo de cúpulas entre el Vaticano y los líderes judíos.

“El Papa todavía da la misa en latín, uno tiene que arrodillarse para recibir la comunión, más de una vez lo he visto dando la misa a espaldas de la gente, su línea ideológica es ultraconservadora y muy autoritaria”, señaló Najlis.

Comentó que hay alrededor de 500 teólogos, si no excomulgados, sancionados por la iglesia debido a su forma de pensar.

“Por ejemplo, José María Vigil tiene un libro sobre la teología de la liberación religiosa, y está amenazado. De modo que el acercamiento que pregonan con otras religiones o corrientes de pensamiento es bajo la premisa que acepten la supremacía de la Iglesia Católica, y eso no puede llamarse un diálogo intrarreligioso”, expuso Najlis.

Además, dijo que las expresiones que brindaron los obispos lefebvrianos sobre el holocausto serán un obstáculo para el diálogo con los líderes semitas.

Acercamiento judío, “sí, pero no”

“Si bien el Papa ha propiciado el diálogo con los judíos, oró en el Muro de las Lamentaciones, ha pedido perdón, pero al mismo tiempo ocultó información, pues algunos obispos fueron cómplices de Hitler”, señaló la teóloga.

Agregó que el mismo Pío XII tuvo actitudes de complicidad con el fascismo. “Todo eso se ha negado, pero existen documentos y fotografías que lo prueban. Es importante destacar que también hubo católicos, sacerdotes y órdenes religiosas que salvaron la vida de millones de judíos.

Entonces podemos decir que el acercamiento con los judíos es sí, pero no”, indicó Najlis
Obispos metieron la pata
La teóloga analizó las declaraciones brindadas por el obispo inglés Richard Williamson, a una televisión sueca, donde expresó que no existieron las cámaras de gas y que tampoco hay pruebas históricas que demuestren que murieron seis millones de judíos en el holocausto.

A esto se agrega lo expresado por el sacerdote italiano Floriano Abrahamowicz, quien aseguró que las cámaras de gas en los campos de concentración nazis sirvieron para desinfectar.

“Los obispos metieron la pata, y Benedicto XVI se vio obligado a hacer algo y esperar a ver qué pasaba. Sin embargo, intentar minimizar el holocausto es prolongar el horror que vivieron millones de judíos en los campos de concentración y donde murieron bajo tortura nazi”, dijo Najlis.

El Papa debe pedir perdón al Islam

Agregó que el Papa debe pedir perdón al mundo islámico por las cruzadas en las que masacraron a miles de musulmanes. También debe ser enfático al condenar los ataques de Israel a Palestina.

Asimismo, expresó que Benedicto XVI y los otros líderes religiosos debieron hacer acto de presencia en Gaza para proteger a la gente de los ataques armados de Israel.

“No digo que no deben ser críticos con los errores de Hamas, pero hay más de mil personas muertas, entre ellas niños, mujeres y ancianos, además de cinco mil heridos. Lo que se vivió fue un genocidio, por eso no bastaba con un comunicado de parte del Vaticano, sino un pronunciamiento más fuerte. Yo hubiese querido ver a líderes musulmanes y judíos condenando estos actos”, dijo Najlis.

Diálogo sólo de cúpulas

También recordó que hace años el Papa se refirió al Islam como “una religión de décima”, por eso “no me entusiasma ese diálogo entre cúpulas, sino un acercamiento de base, entre teólogos y feligreses. Hay mucha politiquería de por medio, incluso en el famoso acercamiento interreligioso, que a como mencioné, sólo se hace a nivel de cúpula”.

Najlis expuso que desde el papado de Juan XXIII se viene promoviendo una línea de diálogo intrarreligioso, el cual tuvo un gran auge a todos los niveles. Después se fue convirtiendo en diálogo sólo entre cúpulas ultraconservadoras.